Estimado Sr. Sánchez. Texto de Carmen Álvarez @cav_carmen

” … si usted está pensando en que un Estado llamado formalmente federal puede solucionar el famoso encaje de Cataluña en España, me temo que no va bien encaminado. Las regiones gobernadas por el nacionalismo no están interesadas en compartir estructura jurídica con estepaís. Ni Estado Federal simétrico, ni asimétrico, ni mediopensionista”.

http://xyzdiario.com/opinion-destacada/opinion/estimado-sr-sanchez/

Publicado el 6 de julio de 2017 en @XYZdiario

A por Navarra

“… al nacionalismo vasco le falta lo que ellos consideran la joya de la corona. En palabras del nefasto Jesús Egiguren, el tronco de Euskal Herria: Navarra. Los ojos del separatismo vasco siempre han estado puestos en la mítica Navarra, considerada una realidad vasca incuestionable y no sujeta a negociación. Su proyecto nacional se verá completo sólo cuando Navarra forme parte jurídicamente de Euzkadi”.

http://xyzdiario.com/analisis/a-por-navarra/

Publicado el 8 de junio de 2017 en @XYZdiario

Sánchez y el separatismo

“Finalmente, ha triunfado el cordón sanitario y acarreará muchas consecuencias. Pero de entrada, este repugnante sectarismo deja a España en una situación de indefensión terrible ante el inminente desafío separatista.”

http://xyzdiario.com/opinion-destacada/opinion/sanchez-y-el-separatismo/

Publicado en @XYZdiaro el  22 de mayo de 2017

Comunidad de vecinos

La nula capacidad de nuestros representantes en el Parlamento para llegar a pactos beneficiosos para la nación española es manifiesta y su voluntad de mejorar esa ineptitud perfectamente descriptible. Ni hay materia gris, ni hay voluntad. Rindámonos.

A partir de esa incapacidad, cualquiera podría pensar, a juzgar por la imposibilidad de nuestros políticos para llegar a un mínimo acuerdo, que las diferencias entre izquierda y derecha en España son irreconciliables. Que estamos ante formas de gobernar completamente diferentes, de proyectos incompatibles. Pues bien, dejemos las palabras proyecto, izquierda, centro, derecha, principios, valores e ideas para artes dignos de mejor causa, porque en nuestra Realpolitik de cada día no tienen sentido alguno.

Es comprensible que a todo aquel que se considere de izquierda, progresista, socialdemócrata, socialista, centroizquierda, liberalprogresista o similar –dejo abiertas todas las posibilidades- le produzca urticaria el simple hecho de pensar en pactar cualquier ley con el Partido Popular. Porque en España hemos dejado de analizar los hechos para movernos de forma totalmente emocional. Basta ver cómo enfocan Díaz y Sánchez sus campañas para las primarias: “Susana ilusiona” y “Sí es sí”. Ninguna de las dos alocuciones transmite idea alguna pero suenan bien. Aunque la intención de su proyecto –por llamarlo de alguna manera- esté en el futurible pacto, no en su lema.

Por el contrario, el Partido Popular gestiona el gobierno – que no gobierna- en un sinvivir tratando de agradar a aquellos que nunca lo querrán. Primero, porque no tiene ideas propias ni proyecto digno de tal nombre –entendiendo como proyecto la intención de llevar España a algún sitio- y en segundo lugar, porque es un partido acomplejado por su origen de centro derecha. Hasta tal punto se avergüenza de sus orígenes que no tiene problema en pasarse de frenada con tal de conseguir la aceptación de la progresía estúpida y vacía que rige y dicta el pensamiento actual. Véase a la Sra. Cifuentes en la Comunidad de Madrid aplicando la dictadura de la ideología de género o a los populares baleares liderados por un pseudonacionalista de quiero y no puedo.

En los cinco meses de legislatura que llevamos como podemos todos los españoles, obligados como dicen estar los partidos al diálogo, es llamativo lo poco que se han entendido. Cada uno ha estado a sus problemas internos –que en el caso de Podemos y el PSOE no han sido pequeños, este segundo sin resolver– y, a la vez, mirando de reojo a la galería para salir guapos en la foto – Ciudadanos se ha reconvertido en liberalprogresita– por si Rajoy decide convocar elecciones en cualquier momento y los pilla de aquella manera.

Por fin, nos anuncian a bombo y platillo que Ciudadanos ha dicho sí a los presupuestos como un tremendo logro y haciendo un considerable esfuerzo en aras del maltraído sentido de Estado. ¡Faltaría más señores de Ciudadanos que no aprobaran ustedes unos presupuestos ramplones y de tránsito! Pero, por favor, no nos vendan como éxito unos presupuestos que, si nada se tuerce, se aprobarán para el verano y tendrán una vigencia fugaz, tiempo en el que ya debieran estar trabajando para los del dos mil dieciocho.

Probablemente, un presidente de cualquier comunidad de vecinos que se precie tenga un sentido más largoplacista de su cargo que los políticos españoles; cuyo único interés es que los renueven en el cargo, ya no por cuatro años, sino por seis meses más antes de que el presidente de escalera, Don Mariano, convoque Junta General Extraordinaria a modo de elecciones generales.

Y así se va desdibujando España, una gran nación gestionada –que no gobernada- como una comunidad de vecinos venida a menos, por una junta de segunda que sólo busca la renovación en el cargo por un año más.

 Publicado el 5 de abril de 2017 en @XYZdiario

http://xyzdiario.com/opinion-destacada/opinion/comunidad-de-vecinos/

Sentido de Estado

   El mediocre nivel de los políticos españoles es tan constatable como aterrador. No es que España nos tenga históricamente acostumbrados a políticos brillantes, ni mucho menos, pero hay momentos cruciales en los que sufrir de este mal puede tener consecuencias devastadoras. El mediocre, en contra de lo que él mismo cree, es un tipo extremadamente peligroso porque no sólo no es consciente de su tremenda limitación intelectual, sino que además tiene un alto concepto de sí mismo. Si examinamos detenidamente a los líderes de los principales partidos– en el caso del PSOE multiplican por tres- ninguno ha demostrado tener lo que tanto se reclama: altura de Estado.

   Es cierto que eso de la altura de Estado es un concepto discutido y discutible, que diría Zapatero. Sin ir más lejos, el Sr. Egibar el otro día pedía al Gobierno de España altura de miras para facilitar el bochornoso desarme de ETA. Difícilmente nadie en su sano juicio que no esté imbuido de la perniciosa ideología nacionalista – valga la redundancia- dará la interpretación al citado concepto tal y como lo hace el insigne político vasco.

   Estar a la altura de las circunstancias es una frase tan usada y abusada por nuestros mediocres y sectarios políticos que ha perdido su auténtico valor. Se ha convertido en puro tacticismo partidista, en un medio como otro cualquiera de llevar al huerto al contrario. Cuando un nacionalista pide de forma muy solemne afrontar el conflicto con altura de miras –ellos siempre hablan en modo histórico y prebélico- lo que realmente quiere decir es que hay que pasar por encima de la ley sin despeinarse, en aras de la voluntad popular, porque ellos y sólo ellos son sus legítimos intérpretes. Eso, en realidad, es estar a la altura de sus circunstancias.

   Por otro lado, la expresión sentido de Estado también es muy utilizada para invitar al pacto en el ámbito político nacional. Naturalmente, sirve para dejar en mal lugar al que no está dispuesto a la coyunda puesto que actúa como chantaje emocional. Es un arma arrojadiza de extraordinaria eficacia. De hecho, de Susana Díaz –política inepta por excelencia- se dice que es la mejor candidata para dirigir el PSOE porque es la única con sentido de Estado. Lo dramático de la situación es que es cierto: es la única de los tres candidatos que no quiere entregar el partido socialista en brazos de Podemos. Así que todos aceptamos pulpo como animal de compañía.

   Pretender convencernos de que alguno de los cuatro principales partidos está a la altura de las circunstancias en las que se encuentra España es insultante. Porque en su terrible y miserable mediocridad cada uno nos vende que son los únicos capaces de velar por los intereses de la nación y sus ciudadanos, asumiendo en el discurso la exclusividad, por supuesto. Mientras tanto, se pelean entre ellos, los gobiernos regionales se convierten en moneda de cambio, se desangran en sus luchas intestinas por una parcela de poder e hipotecan el futuro de España aportando como aval la unidad de España, nuestro futuro y el de nuestros hijos. Lo demás no importa. Lo importante es tener sitio en el chiringuito. Gracias señorías.

Publicado el 28 de marzo de 2017 en @XYZdiario

http://xyzdiario.com/opinion-destacada/opinion/sentido-de-estado/

La encrucijada

Las próximas primarias del PSOE no sólo afectan a esta formación política. De ellas depende, no sólo la posibilidad de unas nuevas elecciones, sino la desaparición de la izquierda moderada en el Parlamento, un espacio político necesario para la estabilidad y la unidad de España.

Publicado el 9 de febrero de 2017 en @XYZdiario

http://xyzdiario.com/analisis/la-encrucijada/