Jarabe demócratico. Por MP @capicua_Mca

“No es la casa lo que nos molesta (bueno, el baño con forma de coco nos disturba un poco). Es el engaño, la demagogia populista, el discurso de odio, la desfachatez de exigir lo que ellos no dan: respeto”.

Queridos votantes y simpatizantes de Podemos, viendo vuestro enfado por las críticas suscitadas por la compra de una propiedad de alto_standing por parte del proyecto familiar Montero_Iglesias, os quiero tranquilizar.

Nosotros, los demócratas liberales (por vosotros bautizados como los capitalistas opresores), apoyamos sin resquicio alguno el derecho de cualquier persona a gestionar su dinero, sus bienes y su patrimonio. De hecho, pensamos que la “gente”, toda la gente, tiene derecho a progresar y a disfrutar de los frutos de su trabajo sin que nadie pueda atacarle por ello, expropiárselos o acosarles en modo alguno. Creemos en la propiedad privada, en el derecho a la intimidad y en el derecho a criar a los hijos en un entorno seguro y feliz.

Por lo tanto, deseamos lo mejor a Pabla e Irena por la compra de una vivienda digna y les felicitamos por su proyecto familiar. Lo que para nosotros, “la casta casposa” viene siendo la  familia de toda la vida, vaya.

Dicho esto, creo que la sociedad (eso os incluye a vosotros y vosotras) debe pedir un mínimo de coherencia y, como no, reciprocidad a los líderes de Podemos.

Exigimos que pidan disculpas públicas a De Guindos, por decir que no era apto para ser ministro por adquirir una vivienda de 600.000€.

Exigimos que pidan disculpas a los políticos a los que suministraron “jarabe democrático” (nosotros lo llamamos acoso e intimidación), rodeando sus casas y a sus hijos.

Exigimos que pidan disculpas a los de “arriba” por insultarlos y llamarlos privilegiados, sobre todo ahora que ellos han subido ese escalón, dejando “abajo” a muchos ingenuos que tragaron extasiados su discurso de igualdad.

No es la casa lo que nos molesta (bueno, el baño con forma de coco nos disturba un poco). Es el engaño, la demagogia populista, el discurso de odio, la desfachatez de exigir lo que ellos no dan: respeto.

¡Ah! Y si son tan amables de indicarnos cómo pasar de vivir en una vivienda en Vallecas a una vivienda de lujo en la sierra y cómo conseguir un crédito bancario con tan buenas condiciones, mejor que mejor.

A todos nos apetece progresar.

Podemos y el separatismo. Por Carmen Álvarez

“… un elemento tan distorsionador como el independentismo en estos momentos puede ser un buen aliado para la consecución de su único fin:  conquistar el poder”.

 

A lo largo de estos años, Podemos ha pasado de ser el centro de atención del panorama político español para más tarde ser considerado un partido más dentro del arco parlamentario  y, actualmente, ser una formación en declive. Pero no olvidemos que fue un dolor de cabeza para  buena parte de la sociedad española, que asistió aterrorizada a su meteórico ascenso. No era para menos, en las primeras elecciones generales del 20 de diciembre consiguió, con un casi impecable vestido socialdemócrata  y antes de fagocitar a Izquierda Unida, la friolera de sesenta y nueve escaños y la amenaza del Frente Popular planeó sobre nuestras cabezas hasta el último momento.

Llegada la campaña para las segundas elecciones y habiendo engullido literalmente a la formación de Garzón -ese muchacho que fue dibujado con aspecto de buen seminarista pero que dice ser comunista hasta la médula- Podemos agudizó todavía más su discurso socialdemócrata sin rubor alguno. Pero cualquiera que haya seguido la trayectoria de su líder está ya advertido de que Iglesias no tiene absolutamente ningún problema en disfrazarse de lagarterana si con eso consigue su objetivo. Lo que él mismo llamó “jugar con nuevas identidades que puedan abrir el campo”. Leer más “Podemos y el separatismo. Por Carmen Álvarez”