Os dijeron … Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

Os dijeron que una Cataluña independiente no saldría de Europa, y lleváis meses escuchando de todos los lideres europeos que tendréis que poneros a la cola para volver a entrar.

Os dijeron que las empresas no temían la independencia, y están huyendo en tropel.

Os dijeron que esta sería la independencia mejor preparada de la historia y que todo estaba perfectamente preparado, y de las escuchas judiciales se desprende que ellos sabían que no era así.

Os dijeron que erais la mayoría social y no la tenéis en votos, aunque sí, pero exigua, en escaños.
Leer más “Os dijeron … Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu”

Flora y fauna catalanas, y sus cuidados electorales. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

El ecosistema catalán que compone los famosos (y teóricos) dos millones y pico de independentistas  puede dividirse en unas cuantas especies y recibir diferentes mensajes electorales de cara al 21D:

1. Por un lado están los “indepes haters, odiadores”. Aquellos que están guiados por el odio a España y a todo lo que suene a español, y que no atienden a ningún argumento que no sea el resentimiento y el rencor. Resumiendo: a estos les dirías que el precio de la independencia va a ser prescindir de la energía eléctrica y vivir a oscuras alumbrándose con velas, y accederían a ello. Todo con tal de librarse de España. No vale la pena por tanto realizar el menor esfuerzo por convencerles. Pero sí se puede intentar desmovilizarles. Para ellos el elemento más desmotivador es todo aquello que consideren una traición por parte de “los suyos”. Y traición es todo lo que se desvíe mínimamente de la línea recta que conduce al precipicio. Por ejemplo, que ahora Forcadell diga que acata el 155 y que la independencia fue simbólica, que Nuet aporte actas diciendo que él no firmó la declaración, que Santi Vila esté en libertad con fianza porque accedió a declarar y se bajó del tren media hora antes del descarrilamiento. A esta especie estas cosas le afectan mucho. La llevan a la desmoralización, al enfado monumental, al señalamiento de traidores e infiltrados por doquier… y probablemente a quedarse en casa el día de las votaciones, ya que son firmes convencidos de que la independencia solo se obtiene, a cualquier precio, por la fuerza y la violencia, sea física, verbal, o de hechos consumados. Hay que cultivar y propiciar por lo tanto esos elementos desmotivadores. No cambiarán de idea, pero si llegan a la conclusión de que “el sistema” les ha infiltrado con traidores y soplones decidirán no participar de ese sistema. Ayudémosles con habilidad y astucia. Con la misma facilidad caen en el exceso que en el desánimo. “El estado os ha infiltrado y os manipula, no debéis participar en estas elecciones que legitiman el sistema que queréis destruir”. Leer más “Flora y fauna catalanas, y sus cuidados electorales. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu”

No se puede tener todo en esta vida. Por Carmen Álvarez

“Lo que en el terreno literario puede dar lugar a resultados agradables e inofensivos, el Pensamiento Alicia aplicado a asuntos de política y economía reales puede ser sumamente peligroso y ofensivo.”
Gustavo Bueno.

 

 

No se puede tener todo en esta vida. Constitución, ley y diálogo fraternobuenrollista con el que se salta las normas olímpicamente y declara por activa y por pasiva que va a seguir haciéndolo creyéndose legitimado por una metafísica y etérea voluntad del pueblo. ¿Qué pueblo? No sabemos exactamente, creo que llaman así a sus votantes, a su gente. Los que quedan fuera de esta categoría -que es más de la mitad de la población catalana- no son pueblo, ni catalanes, ni sujetos de derechos supongo. No cuentan. Leer más “No se puede tener todo en esta vida. Por Carmen Álvarez”

Muchos calzoncillos para tan pocos culos. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

Dicen que Pla, ante un arrebato independentista anterior, despachó el tema indicando que sí, que Cataluña fabricaba muchos calzoncillos, pero que no tenía tantos culos. En otras palabras, que los industriales que coqueteaban con la secesión debían plantearse a quién demonios le venderían su producción en caso de perder un mercado que les compraba por aquel entonces su mayor parte.

Los catalanes de hoy deberían plantearse algo similar. No, no se engañen: no es solo un problema de los empresarios, los capitalistas, los banqueros o las grandes fortunas, no. Ya sé que mola mucho imaginárselos con graves problemas, pero el que así actúa olvida que el mal de esos poderosos acaba llegando multiplicado por cien a los de abajo. Invariablemente.
Leer más “Muchos calzoncillos para tan pocos culos. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu”