Decente Simón. Por Carmen Álvarez

El doctor Simón se dirige a la cámara con santa indignación, defiende a su equipo; explica que es muy consciente de que está expuesto a todo tipo de crítica, se ve que lo asume con estoica resignación, y añade: “pero también de alabanza”. A ver, miro el techo, ¿dónde me han puesto la cámara oculta?

Trabajo con la radio puesta, subo el volumen, lo bajo, tampoco puedo estar muy pendiente de las noticias. Esas noticias que desde hace mes y medio taladran nuestros cerebros y retumban como martillazos. Novecientos y pico muertos -novecientos y pico mazazos en la cabeza- la curva, la meseta, no sé cuántos mil infectados, la dichosa tendencia, parece que hay ‘buenas noticias’, hoy trescientos noventa y nueve muertos, ¿buenas noticias? ¿en serio? ¿me están tomando el pelo?

Es lunes, quizá para el miércoles las cifras no sean tan buenas, ¿han dicho buenas otra vez? Ya le hemos cogido el tranquillo a la pandemia y sabemos que los fines de semana no llegan todos los datos de las comunidades, así que es posible que para el miércoles haya un ‘repunte’ -de muertos, claro-, pero se dice sólo ‘repunte’ para hacer esto más llevadero. Puta rutina de cifras, tendencias y curvas. Más de veintidós mil muertos -muchos más- sin nombres ni apellidos.

Leer más “Decente Simón. Por Carmen Álvarez”