Educación y lengua nacional. Por Pedro Insua @PedroInsua1

nada más triste que ver a la Nación pagar la enseñanza de principios contrarios a sus propios derechos; nada en fin mas doloroso que notar la absoluta falta de una educación realmente nacional” (Plan de Quintana o Dictamen y Proyecto de Decreto sobre el arreglo general de la Enseñanza Pública, presentados a las Cortes por su Comisión de Instrucción Pública y mandados imprimir por orden de las mismas, 7 de marzo de 1814)

 

 

Es muy común, cuando se trata de dar explicación del auge del separatismo en España, y más en un momento como el actual, apelar a la causa educativa. Esto es, muchos entienden, no sin razón, que el traspaso de competencias (de la administración central a las autonómicas) en el terreno educativo es una de las claves de la propagación y fortificación institucional en España del nacionalismo fragmentario. En este sentido si el actual gobierno es capaz de parar, por fin, el golpe del desafío catalanista que representa el 1-O de este 2017, no es descabellado pensar que se sucederán, con mucha probabilidad, otros “1-O´s” más adelante (o 9-N´s, o 6-O´s, o la fecha que sea) si es que, a continuación, a partir del 2-O, no hay medidas para recuperar por parte del Estado dichas competencias educativas. Se trataría de romper, así, el blindaje competencial autonómico que ha producido la hegemonía nacionalista, para lo cual se requiere, a su vez, de una artillería doctrinal que termine con dicha hegemonía enfrentándosele en el campo de batalla ideológico. Porque se trata, sí, de un blindaje ideológico, que no constitucional, pero que se ha visto siempre como intocable por concesión de los gobiernos centrales, plegándose estos al permanente chantaje nacionalista. Las competencias educativas son el bastión, el noli me tangere nacionalista, desde el que producir nuevos 1-O, si el actual es frenado. La educación autonómica, en definitiva, es el suelo desde el que se rehace el Gerión nacionalista, si es que el Hércules del estado consigue tumbarlo. Continuar leyendo «Educación y lengua nacional. Por Pedro Insua @PedroInsua1»