Que teman. Por Carmen Álvarez

“La deslealtad se llama Partido Nacionalista Vasco”.

El hecho de que el Partido Nacionalista Vasco se muestre preocupado por la marea de españolidad existente en España se puede considerar, por primera vez en mucho tiempo, una extraordinaria noticia.

Los que han querido y quieren acabar con España, los recogedores profesionales de nueces, los mayores hipócritas que pueblan nuestra tierra, los nacionalistas vascos, empiezan a sentir el movimiento de millones de españoles como una amenaza para sus intereses. Un movimiento que no ha sido alentado por partidos políticos, sino que se ha producido a pesar de ellos.

Leer más “Que teman. Por Carmen Álvarez”

Lealtades autonómicas. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

“La conclusión de esto es que las administraciones autonómicas, lejos de entender que no son más que una parte de la administración del estado, se han convertido en una especie de permanente oposición al gobierno de la nación y han encontrado en esta dualidad de poderes una magnífica herramienta para culpar siempre a un tercero de cualquier cosa que pueda ir mal, reservando por supuesto para sí el mérito de cualquier circunstancia positiva, aunque sea meteorológica”.

Hace apenas unos días un policía autonómico vasco murió en circunstancias aún no clarificadas, pero en todo caso en el transcurso de los gravísimos disturbios producidos en Bilbao con ocasión de un partido de fútbol entre un equipo vasco y uno ruso.

Se da la circunstancia de que, no ya en los días, sino en las semanas previas, se sucedieron reiteradamente las advertencias sobre el alto riesgo que suponía juntar en Bilbao a dos aficiones con antecedentes muy violentos. Pese a ello, el centro de Bilbao se convirtió en territorio hostil para los propios vecinos, a los que se aconsejó no salir a la calle en evitación de males mayores. La violencia extrema se adueñó de las calles, y las aficiones, por llamarlas de alguna manera, rivales se enfrentaron entre sí y con la policía autonómica. Leer más “Lealtades autonómicas. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu”