Acoso sexual (y otras hierbas). Por Carmen Álvarez, para Ataraxia Magazine.

“…a todas las neopuritanas que tan alegremente hablan de acoso sexual simplemente porque alguien les ha mirado, y ellas han interpretado en esa mirada un deseo sexual amenazante, es necesario hacerles saber que esto no es una broma; no es algo que pueda ser utilizado como comodín para expresar el disgusto en el trabajo o la antipatía por un compañero o superior, es un delito contemplado en el artículo 182 del Código Penal.”

El problema de moverse a golpe de consigna es que cualquier asunto de la envergadura que sea, queda reducido a un simple sí o no, a una idea básica, facilona, sin matices y sin contenido. Las cabezas ya no disciernen un contenido de más de 280 caracteres. No dan para más. Más que escuchar o leer, visualizan ideas a golpe de foto; lo más que llegan a asimilar es un vídeo del famoso de turno, y de ahí millones de seres no pensantes autoproyectan su vida para hacerlo suyo. Su simplicidad implica tener siempre a mano una causa que les haga sentir personas comprometidas con la sociedad, incluso poder creer que su vida tiene un sentido. No hay reflexión, no hay actitud crítica ni distancia alguna que matice el mensaje recibido; lo importante, en cada momento, es que lo ha dicho Menganita Pérez. Y todos sabemos que lo que dice Menganita Pérez va a misa. Bueno, a misa no, allí al menos quiero pensar que reflexionarían un poco.

Lo que se denomina en la actualidad dar «visibilidad a un problema», ha demostrado ser la mejor forma de trivializarlo, de banalizarlo, de despojarlo de contenido, y, como resultado, de desproteger a las verdaderas víctimas del asunto en cuestión.

Leer más “Acoso sexual (y otras hierbas). Por Carmen Álvarez, para Ataraxia Magazine.”