Por qué no fui a la manifestación. Por Rome Clay @BenjaminTyreen

 


“Entiendo que el ataque frontal, flagrante y burdo (en una palabra: “descarao”) que está sufriendo nuestro sistema de convivencia democrática por quienes sin disimulo pretenden destruirla y por quienes de forma pretendidamente velada lo consienten (unos y otros igualmente responsables), sólo ha de frenarse y revertirse desde las instituciones…”

Varios partidos políticos llamaron a manifestarse en Madrid ayer ante la especial situación política que vivimos desde hace demasiados meses y que parece estar llegando ya a límites intolerables para la razón y la convivencia democrática; situación que tiene responsables (culpables) fácilmente identificables, tanto ellos como sus intereses  —no por inconfesables menos evidentes—, lo que hace comprensibles el hartazgo y la seria preocupación de los ciudadanos (al menos en mi consideración) de bien. Leer más “Por qué no fui a la manifestación. Por Rome Clay @BenjaminTyreen”

La izquierda no tiene enmienda. Por Carmen Álvarez


“Quizá no sean conscientes de que hoy había muchísimas personas en Madrid huérfanas de partido al que votar, porque ya no pueden votar a un PSOE podemizado, antiespañol y traidor. Hoy era una gran ocasión para decirles que una izquierda española, civilizada y sensata es posible”

A menos que yo esté mal informada, hoy miles de ciudadanos no se han manifestado a favor de ningún de partido ni de ninguna tendencia política. Hoy en la Plaza de Colón de Madrid, sólo había un grito, un clamor -como le gusta decir a Carmen Calvo Pixi y Dixi- por la unidad de España. Hoy sólo había una bandera y dos colores. En Madrid se ha respirado la preocupación y la angustia de miles de españoles, no sólo por la dignidad de España, sino por su supervivencia ante la política loca de un megalómano, Pedro Sánchez, dispuesto a vender la nación de todos para disfrutar un año más, unos meses, incluso unos días más, de sus delirantes sueños en los que se siente importante y su autoestima rebosa.

Hoy no tocaba hablar de redistribución de la riqueza ni de políticas liberales. Ningún político ha tomado la palabra ni ha pedido el voto. En Colón tan sólo se ha gritado un no al chantaje nacionalista y un sí a la unidad de España.

Me pregunto pues, ¿por qué ningún partido de la izquierda no nacionalista -tal y como ellos se denominan- estaba hoy apoyando oficialmente la manifestación? ¿Acaso porque la convocaban Partido Popular y Ciudadanos? ¿Quizá porque la apoyaba Vox? ¿A lo mejor porque un exceso de rojigualda se les sigue indigestando? Y ya de paso, ¿ha ido algún barón socialista de los que se quejan según el día y el lugar? ¿Cuántos han ido poniendo a España por encima de la disciplina del partido?

Leo a uno de sus líderes en Twitter que España se defiende desde la izquierda. ¿Por qué? España se defiende por encima de la izquierda y la derecha, no desde ningún ángulo concreto. Así que, con mucha tristeza, hoy constato que sólo UPyD, partido de centro izquierda, ha demostrado sentido común, como siempre.

La asignatura pendiente de España es que la izquierda acepte la existencia de la derecha, como hizo en el pasado, y sea capaz de codearse y unirse a ella en momentos decisivos abandonando intereses partidistas. Quizá no sean conscientes de que hoy había muchísimas personas en Madrid huérfanas de partido al que votar, porque ya no pueden votar a un PSOE podemizado, antiespañol y traidor. Hoy era una gran ocasión para decirles que una izquierda española, civilizada y sensata es posible. Pero no, su pureza ideológica se lo impide. Perdón, su profundo sectarismo.

Series: MUÑECA RUSA – BUCLES. Por @opicar


“Por momentos, sus diálogos aparentemente intranscendentes, pero con unas cargas de profundidad demoledoras, me han recordado al mejor Woody Allen y, por momentos, he tenido la sensación de estar ante una producción del mejor cine independiente, creo que al menos en mi caso no caben mejores elogios”.

Serie que podéis ver en Netflix. Consta de ocho capítulos de escasa media hora de duración cada uno, lo que permite verla de una sola sentada. En mi caso, comencé a visionarla en su versión doblada al español y, para ser sinceros, el doblaje no me convenció por lo que pase a verla en versión original subtitulada y, a mi juicio, la serie en ese formato de audio sale ganando. Leer más “Series: MUÑECA RUSA – BUCLES. Por @opicar”

Series: CÓMO SOBREVIVIR AL MÉTODO KOMINSKY. Por Ignacio Jiménez @IGNACIO09521632

“Ironía, mala leche, realidad, paciencia, amor, decadencia, comprensión y muerte: todo eso es EL MÉTODO KOMINSKY, pero con unos actores extraordinarios, unos guiones excepcionales y la demostración de cómo un ser humano –un actor– genera la magia en escena y transforma algo grotesco o ridículo en un pequeño milagro cuando cobra autenticidad. Y el resultado es conmovedor, si simplemente alguien sabe sacar de ti lo mejor que tienes dentro”.

 

El método Kominsky es el sistema que un profesor de arte dramático, Sandy Kominsky, desarrolla para enseñar a futuros actores o, simplemente, a quienes sueñan o soñaron alguna vez con serlo.

Hombre de prestigio, fantoche y real, su método no le ha servido ni siquiera para tener una carrera propia de actor, pero sí para mostrarles el camino a otros, y ahí está su talento. En definitiva, su método no le sirve. Leer más “Series: CÓMO SOBREVIVIR AL MÉTODO KOMINSKY. Por Ignacio Jiménez @IGNACIO09521632”

Sissi, muerte prematura del Imperio. Carlos García-Mateo @barcelonerias

Es conocido, los nubarrones austrohúngaros, angustiosos, acabaron como el café: un rastro negro en el fondo de la taza, pletórica imagen de la vida consumida.  

Era septiembre en Ginebra, año 1898, y el verano permitía aún plácidos paseos, recreo imperativo de una civilización. Los cafés humeaban líricamente, italianizados, el águila habsbúrgica dominaba el infinito cielo y los súbditos del imperio seguían enamorados del teatro, de la música y de su emperador. Un anarquista, Louis Lucheni, vagaba a orillas del lago Lemán con un estilete en el bolsillo. Su primer objetivo era asesinar a un príncipe de la Casa de Orleans que se encontraba en la ciudad, pero finalmente sesgó la vida de Sissi, que pasaba por allí, arrastrando su fama de imperturbable melancolía. Una losa de tristeza, el prematuro fallecimiento del hijo, pesó siempre sobre el carácter de la emperatriz, hasta que el asesino hundiera el brillo letal en sus blancas carnes.

Sissi había muerto, en efecto. Sus restos fueron sepultados en la Cripta Imperial de los Capuchinos en Viena, donde yacían los hijos, Rodolfo y Sofía. Las campanas lloraron. La ceremonia conservó un diálogo protocolario para los funerales de los Habsburgo, que rezaba más o menos así:

(el Gran Maestre, frente al cortejo fúnebre, llama a la puerta de la cripta y el abad pregunta al otro lado)

-No os conozco.

-Soy su Majestad la Emperatriz de Austria, Reina apostólica de Hungría, Reina de Bohemia y de Dalmacia, de Croacia, de Eslavonia, de Galitzia, de Lodomeria y de Iliria, de Jerusalén, Archiduquesa de Austria, Duquesa de Baviera.

-¿Quién quiere entrar?

El maestro de ceremonias se arrodilla:

-Soy Elisabeth, pobre pecadora que implora la misericordia de Dios.

Tras la puerta, la voz del abad contesta:

-Entrad, entonces.

En cuanto al asesino, su cabeza conservó una larga vida tras el deceso en prisión de su dueño. Separada del cuerpo e introducida en un tarro con formol, estuvo muchos años en el Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Ginebra. En 1985, tras petición de Austria, se envió al Museo Federal de Anatomía Patológica, en Viena, con el compromiso de no ser mostrada nunca al público. Finalmente, en 2000, fue sepultada en el Cementerio Central, en una fosa común.

Pobre Sissi, resucitada por el cine en la turbadora Romy Schneider. Los colores de la saga eran como los de una pastelería, dulce idealismo. Bailes, carrozas doradas, campesinos felices, poetas tristes, condes apuestos y el uniforme impoluto de Karlheinz Böhm. ¿Existió ese Imperio? Quizás fuera producto de la literatura, un sueño gigante evocado por millones de personas desde Viena a los confines del turco, durante generaciones. Si bien hay indicios de su existencia: todos los ferroviarios, en un dilatado territorio surcado por senderos de balastro, vestían idéntico uniforme azul y cumplían la misma ceremonia, adornados por el águila bicéfala que también distinguía los edificios oficiales, fueran juzgados, cancillerías u oficinas. A finales del siglo XIX, se calcula que la elite de la sociedad cortesana austrohúngara la formaban sesenta y seis personas, todas descendientes de los hijos de María Teresa de Austria, por una parte, y de los de Leopoldo II. Cuando estos notables recorrían las calles en sus carruajes, las gentes los reconocían y vitoreaban (fantasía de cualquier gobernante y de los postulados a gobernar).

La rosa amarilla de Lendorf aún pincelaba los prados austriacos y, bajo los tilos de Karlo Vivary, se labraban largos, eternos, mitológicos paseos. El champagne Krug seguía bañándose en cristales de Bohemia. La voz de Metternich resonaba todavía en las salas de la Cancillería de Ballhausplatz. Sissi fue esplendorosa imagen, moderna, tocada por los rumores de palacio. Si bien esa felicidad concreta, como todas las demás, se acostara de noche con un cierto e inclasificable temor. Es conocido, los nubarrones austrohúngaros, angustiosos, acabaron como el café: un rastro negro en el fondo de la taza, pletórica imagen de la vida consumida.

 

Más sobre Carlos García-Mateo en https://t.co/G4Ydqil6Iu

 

 

Música: JAMES BROWN – DETERMINACIÓN. Por @opicar


Brown en directo es un tipo primitivo, es pura energía, alguien que gruñe y se lamenta como si estuviese enfadado con el mundo. La grabación de su directo en el teatro Apolo del año 1962 fue un hito, y se convirtió en disco de cabecera de gente como los Stones o los Beatles”.

Cuando has nacido en un lugar donde solo habita la miseria, cuando tu madre te abandona a la edad de cuatro años, y cuando tu infancia ha consistido en buscar clientes para el prostíbulo que regenta tu tía, lo más probable es que acabes por ser un paria destinado a una vida de mierda, salvo que tu espíritu de supervivencia y tu determinación te empujen a cambiar tu destino.

Su infancia marca a Brown, antes que nada, él es supervivencia y ambición pero, sobre todo, es puro talento, y también es alguien solo, muy solo, alguien incapacitado para confiar en nadie que no fuera él mismo.

Brown como cualquier negro de su época que quiere cantar se agarra al “soul”; es bajito, feo, con rasgos africanos, eso no ayuda, pero a Brown le sobra determinación y talento, y logra hacerse con un nombre en los circuitos de música negra.

Brown en directo es un tipo primitivo, es pura energía, alguien que gruñe y se lamenta como si estuviese enfadado con el mundo. La grabación de su directo en el teatro Apolo del año 1962 fue un hito, y se convirtió en disco de cabecera de gente como los Stones o los Beatles.

Actuaciones como la del TAMI  o la de el show televisivo de Ed Sullivan hicieron que Brown se convirtiera en el indiscutible jefe de la música negra, siempre acompañado por un banda extraordinaria de músicos, como los hermanos Parker o Pee Wee,  músicos que convertían en partituras los gruñidos que aquel analfabeto musical les hacía escuchar.

Brown, consciente o no de ello, inventa el “funk”, esa música que inevitablemente provoca que nuestro cuerpo siga su ritmo; el soul, el gospel y el jazz se dan la mano en Brown y juntos dan a luz una nueva criatura “el Funky”.

 Míster Dinamita se comporta como un tirano con su banda y, ante las reivindicaciones de ésta, se lanza al vacío y forma una nueva banda con los hermanos Collins al frente; se reinventa y a partir de ese momento guitarra y bajo se convierten en la base del auténtico funk.

Pero a Míster Brown no le parece suficiente la música, y toma posturas políticas públicas. Es amado y odiado por ello por su propia raza según el momento, todavía impresiona ver las imágenes de su concierto en Boston en el año 1968 donde, ante un público negro soliviantado por el reciente asesinato de “Martin Luther King”, él solo desaloja a la policía del escenario y logra apaciguar los ánimos de los asistentes al concierto.

Brown es, sin ningún tipo de duda, uno de los músicos más influyentes de la historia, Michael Jackson, Prince, el hip-hop o el Rap solo fueron posibles gracias a él y a su legado musical.

Por último, una recomendación, tenéis en Netflix un estupendo documental producido por Mick Jagger sobre su vida y obra. Si lo veis, conoceréis mejor a un tipo irrepetible, con sus luces y sus sombras,  un verdadero genio de la música,  Míster Dinamita.

Series: LA CASA DE PAPEL – ACIERTO. Por @opicar


“…la serie pone en evidencia cómo nuestro verdadero yo tan solo alcanza a manifestarse sin disfraces cuando estamos sometidos a situaciones límite y, cómo a partir de ahí, establecemos nuestras relaciones de lealtad,  afinidad o rechazo con aquellos que, a su vez, se encuentran compartiendo esa misma situación; en ese tipo de situaciones es cuando lo mejor y lo peor de nosotros mismos reclaman su protagonismo”.

Podéis verla en Netflix en su totalidad, serie de producción española como a estas alturas ya todos sabréis, y reconocida a nivel internacional tanto por público como por crítica. Es posible que muchos de vosotros ya la hayáis visionado cuando se emitió en abierto en su momento, aún así creo que se merece una reseña. Leer más “Series: LA CASA DE PAPEL – ACIERTO. Por @opicar”