DOS ALAS. Celebrando ser mujer. Por @capicua_Mca

Hoy es  el día internacional de la mujer. En fin, yo me imagino que este “homenaje”, bien merecido por otra parte, tiene el propósito de afianzar en nosotras  el orgullo de ser mujer a pesar de todos los inconvenientes que tiene el serlo.

Porque, que ser mujer tiene algunos inconvenientes, no se lo tengo que explicar a nadie. Todas, y hablo de mi generación y la anterior, hemos tenido que lidiar desde pequeñitas con ellos. Desde la infancia, nos han inculcado, directa o indirectamente, que para ser hermosas había que ser delicadas, frágiles y vulnerables. Las chicas, para resultar atractivas y deseables, tenían que reflejar una clara  necesidad de protección, que sin duda a los chicos les hacía sentir fuertes y realizados. Además, para resultar atractiva, había que mantenerse delgada, depilarse, exhibir una piel radiante, oler bien, ser inteligente (aunque nunca mas que ellos) y discreta, saber cocinar y sonreír.. a pesar de todo y sobre todo, sonreír. En las últimas décadas, con la incorporación de la mujer al mercado laboral, ¡ya  ni te cuento! Ahora hay que hacer lo de dentro y lo de fuera y sin dejar de estar divinas de la muerte. En fin, que ser mujer era y es tarea difícil.
Leer más “DOS ALAS. Celebrando ser mujer. Por @capicua_Mca”

EL DELIRIO Y “LAS MUJERES”. Por Aurora Pimentel Igea @AuroraPimentel

…resulta chocante y muy posiblemente sintomático el silencio de tanta defensora de “la mujer”, de “las mujeres”,  sobre la sistemática conculcación de sus derechos en países islámicos,  de eso, ni ahora ni nunca, una palabra”.

Dio en la diana Montano esta mañana en su artículo en  El Español.

Pues sí, algunas mujeres somos de segunda, tercera o cuarta clase, no existimos. Tenemos que aguantar que otras hablen en nuestro nombre y se arroguen el derecho a sacarnos del mapa, o que nos digan, como hizo Julia Otero al tuitear sobre quienes disienten, citando a Simone de Beuavoir,  que “el opresor no sería tan fuerte si no tuviese cómplices entre los oprimidos” cuando simplemente se señala que no todas pensamos igual sobre la huelga del 8 de marzo, que no somos un ente “las mujeres”, que somos individuos con opiniones diferentes, como los hombres, los españoles o los americanos, me es igual.Sólo la lectura, la simple lectura del manifiesto sobre la huelga del día 8 de marzo, debería bastar para comprobar el nivel de delirio al que estamos llegando. Bien hizo Arcadi Espada en ponerlo en Cartas a k el domingo en El Mundo. Yo creía que era una broma, pero no, era el texto exacto: un estado de la cuestión que no se sostiene, una llamada a las barricadas que provoca la risa y la indignación a partes iguales. Ahí todo junto: el capitalismo, el cambio climático, el patriarcado, la soberanía alimentaria, la perspectiva de género que debe ser transversal en todos los libros de texto, etc. Un manifiesto infumable por el fondo y la forma, porque está escrito, además, de un modo abominable. La cosa asamblearia es lo que tiene, la gramática les trae al pairo.

No comprendo cómo ese manifiesto no es la evidencia de la sinrazón de la huelga y de que sus promotoras están como cabras. Y, desde luego, que, como ha sucedido con lo de los pensionistas, es otro denodado intento más de arrimar el ascua a su sardina de quienes tienen como modelo Venezuela o Bolivia. En esos parámetros se mueven, luego habrá peones utilizados, no tengo duda de la buena voluntad de tantas.

¿Qué muchas mujeres lo están secundando? Nada nuevo bajo el sol. Miren a Cataluña y cómo el nacionalismo prendió poco a poco y durante años entre cabezas que parecían bien amuebladas con escasísimos disensos silenciados sistemáticamente. Ahora tenemos lo que tenemos precisamente por haber callado. Pues algo muy similar está pasando con esto: no existes, no estás, eres una aliada del “malvado opresor” (rellénese como corresponda: capitalismo, machismo, neoliberalismo, etc.) si no estás de acuerdo, si te parece una soberana estupidez y una manipulación.

Por eso hay que decirlo y no dejarles pasar que no son ni de broma la voz de “las mujeres”, que no nos representan a todas. No conmigo, no en mi nombre, no me representáis ni en el fondo ni en la forma. A mí sólo me represento yo, no he delegado en nadie.

Porque, además, en mi caso, ni en el diagnóstico ni en las soluciones estoy de acuerdo. No es que no esté o no me sienta discriminada –que podría ser un sólo caso, no lo he estado ni lo estoy, ni en los 80 ni ahora, ni en mi casa ni fuera de ella, no sé si es suerte o somos más-, es que objetivamente vivimos en uno de los mejores países para las mujeres por goleada, sólo hace falta darse una vuelta por el mundo, haber vivido unos cuantos años, estar en contacto, pongo por caso, con mujeres en Ucrania o en Nicaragua o en países mucho más complicados.

¿Que hay que avanzar en España? Posiblemente, pero ni por las leyes ni por las costumbres, España es ese desastre apocalíptico que pintan en el manifiesto. Y asumirlo es mentir, simple y llanamente, una mentira, muchas mentiras, no es dejar pasar una exageración sin importancia.  Con una mentira, con varias mentiras, como es el caso, se labran muchos desastres, y no los tenemos tan lejos, no cabe callar ni por aburrimiento, ya sé que dan ganas.

Pero es que, además, resulta chocante y muy posiblemente sintomático el silencio de tanta defensora de “la mujer”, de “las mujeres”,  sobre la sistemática conculcación de sus derechos en países islámicos,  de eso, ni ahora ni nunca, una palabra. ¿Y luego hablan de solidaridad? Por favor, de lecciones sobre solidaridad nada.

Me da pena, pero es igual a los efectos de lo que importa, que personas a las que admiraba apoyen el manifiesto o la huelga. Así pasó antes, no hay nada nuevo en ese incomprensible y supuesto apoyo general (o mediático, mucho menos intelectual, etc.) a mentiras palmarias.

La historia demuestra lo que sucede cuando callamos.

#NoEnMiNombre #NoMeRepresentáis

MUJERES PELIGROSAS. Por Carmen Álvarez.


A veces creo que el feminismo actual se siente como muchos nacionalistas, sin ganas de ser liberados totalmente para vivir del cuento toda la vida.

Son las 12.45 y hago parada unilateral en el trabajo para echar un ojo a Tuiter. No sé si es un derecho fundamental, pero debiera serlo.

No veo nada especial porque todos estamos trabajando, claro. Es lo que tiene. Por fin me interesa un tuit. Es de esos que yo llamo para enmarcar porque me hacen reír mucho y olvidarme de las cosas serias de la vida. Dice que los días 2 y 3 de marzo en Pontevedra “van a pasar cosas feministas“.

Los hashtags: #MulleresQueOpinan #MujeresQueOpinan. Me parece un detallazo que traduzcan el HT al español porque no todos sabéis gallego. Yo lo he entendido perfectamente porque veraneé en Galicia muchas veces.

Leer más “MUJERES PELIGROSAS. Por Carmen Álvarez.”

El tarro de cristal de Fiodor. Por Carmen Álvarez.

Hago la  misma reflexión sobre la obra “Presos políticos”. Es una puta mierda y una zafia mentira, pero no es ilegal.  Yo la habría ignorado igual que al tarro de cristal de Fiodor. Por asco”.

Anda la progresía alterada y preocupada estos días por la permanente censura del Estado opresor y la libertad de expresión amenazada. La maldad de algunos construye y transmite una catastrófica confusión de ideas en la cabeza de millones de potenciales idiotas que compran la mercancía por packs. Y así se ha vendido éste: presunta obra de arte censurada en ARCO por denunciar la opresión que sufren los presos políticos catalanes; un rapero -lo que sería el cantante protesta coñazo de toda la vida pero en desagradable- condenado a cárcel por sus incisivas y metafóricas letras y, cómo no, la insufrible letanía de los políticos encarcelados por defender la democracia, esto es, poner urnas aquí y allá para que el sol poble hable.

En cuanto al rapero, poco que decir. Tres delitos diferentes y probados que sumados dan una pena de cárcel de más de tres años y medio. Sin más. Para el que tenga alguna duda las letras de sus canciones están publicadas en internet. Si están un poquito sensibles léanlas en otro momento.

Respecto a los políticos encarcelados acusados de gravísimos delitos, volvemos a aclarar que están a la espera de juicio en prisión preventiva -medida cautelar que contempla la ley- para evitar su fuga o la destrucción de pruebas. Nada que decir al Tribunal Supremo, que doctores tiene la Iglesia.

Pero el doble salto mortal con pirueta consiste en equiparar dos actuaciones concretas del TS con la decisión de IFEMA de retirar la presunta obra de arte de Santi Sierra, “Presos políticos”, de la Feria ARCO. Esto es lo que ha faltado para que lo que se llama ahora el mundo de la cultura, es decir la progresía, se mese los cabellos, se rasgue las vestiduras y se coja con papel de fumar lo que  no son ni los cabellos ni las vestiduras, en todas las televisiones por la falta de democracia y el ataque a la libertad de expresión.

Sin que sirva de precedente, en el último punto coincido con el progre mundo de la cultura aunque por distintas razones. Siendo repugnante y ridícula la obra del susodicho Sierra no es justificable que la censuren porque la estupidez y la mala intención no siempre son delito, que no daríamos a basto.

Me recuerda esta anécdota -porque no es otra cosa- a lo que dijo en el año 2014 el artista ruso Fiodor Gureguin sobre su obra “Arte contemporáneo” -que fue expulsada de la feria también- que consistía en unas heces metidas dentro de un tarro de cristal, cuyo sentido explicó el autor de la siguiente manera: “Básicamente quería transmitir que el arte contemporáneo me parece una mierda. En realidad me parece una puta mierda, pero poner una puta, además de una mierda, dentro del tarro, era un poco complicado y probablemente también ilegal”.

Hago la  misma reflexión sobre la obra “Presos políticos”. Es una puta mierda y una zafia mentira, pero no es ilegal.  Yo la habría ignorado igual que al tarro de cristal de Fiodor. Por asco.

MARTA Y EL HIMNO. Por Aurora Pimentel Egea @AuroraPimentel

“…quizás porque precisamente nuestros representantes políticos, incluidos, por supuesto, los del PP, están presos de mil complejos, en los meses recientes hemos visto cómo la calle gana por goleada lo que no defienden nuestros –los hemos votado, sí- representantes”.

 

Marta Sánchez cerró su actuación el pasado sábado en el Teatro de la Zarzuela de Madrid con el himno nacional cantado por ella. Le puso letra, la suya. Una letra que puede gustarte más o menos, pero es la que escribió ella y lo hizo desde el corazón y con respeto. Sólo hace falta escuchar lo que dice y también cómo lo canta ella.

El vídeo con Marta cantando ha sido viral en redes este fin de semana provocando el respaldo de muchos tuiteros, pero también, como no podía ser de otra manera, las críticas. Leer más “MARTA Y EL HIMNO. Por Aurora Pimentel Egea @AuroraPimentel”

Hay ya más tontos que gatos descalzos. Por @MylesBo

No sé si es la edad la que me hace más impaciente con los pequeños gilipollicas, más incluso que ante los grandes imbéciles, los que de verdad tienen entidad, vamos.

Aquéllos que ‘juran’ o ‘prometen’ por “imperativo legal” al tomar posesión de un cargo público. A ver, tontos del pijo. Por supuesto que es por imperativo legal: todos y cada uno de los que prometen, estén o no contentos con la promesa, tanto los que alcanzan el orgasmo en ese acto (que alguno habrá), como aquéllos a los que les salen ronchas entre los dedos de los pies por prometer eso (a no ser que las ronchas vengan por no lavarse, que a lo mejor también), lo hacen por imperativo legal.

Porque una ley lo dispone, y porque cualquier norma, para ser tenida como tal, ha de contener un mandato imperativo, porque, si no, sería el prospecto del Dalsi, la lista de la compra del Consum o una bicicleta de montaña. Pero no una norma. Y todos cumplen con la ley al manifestar su promesa, todos con idénticos ¿efectos jurídicos?, incluso los que se permiten esa cursilada de lanzar al viento imperio la perogrullada/risión de “por imperativo legal”. Porque esas juras o promesas de la Constitución son paripés protocolarios sin efecto jurídico alguno, ni constitutivo ni declarativo ni condicionante, y sin consecuencias previstas ante su incumplimiento, que demasiados ejemplos de incumplimientos tenemos ya entre quienes en un momento u otro juraron, y no pasa ná.

Y ahora llega el vestealamierda este, encantado de escucharse. Otro más.

Blue monday. Por Carmen Álvarez

Parece ser que un tal Cliff Arnall decidió, apoyándose en unos absurdos parámetros, que hoy es el día más triste del año, el blue monday. Se basaba el propio en que hoy hace mal tiempo, en que nos damos cuenta de todo lo que hemos gastado en Navidad y en no sé qué memez más que nos produce una tristeza infinita. Pero escuchando la agenda judicial de hoy sería más indicado decir que es el blue monday de la corrupción y es que hoy saldrá la sentencia del caso Palau y arranca el juicio de Gürtel contra el PP de Camps por presunta financiación ilegal.

No puedo seguir sin aclarar que la corrupción me espanta, me escandaliza y me produce indignación democrática. Como verán, hago todo lo posible por adaptarme al lenguaje moderno para no caer en el ostracismo (democrático, claro). Por eso ahora, cualquier sentimiento, sensación o pensamiento, lo acompaño de la palabra democrático por el qué dirán. Me uno a la vergüenza democrática de Soraya y ya quisiera sentir algún orgasmo democrático pero en ese terreno soy más bien totalitaria. Ruego me disculpen. Leer más “Blue monday. Por Carmen Álvarez”