Nos sobran los motivos

   Sociedad Civil Catalana ha convocado para el próximo domingo una concentración en Barcelona con el lema «¡Paremos el golpe separatista en Cataluña!». ¿Motivos para acudir? Todos. Y no sólo desde Cataluña, sino desde todas partes de España. El español que crea que esto no va con él está absolutamente equivocado.

   En primer lugar, porque el Estado ha abdicado de su responsabilidad de hacer cumplir la ley en Cataluña; no sólo el actual gobierno de Mariano Rajoy, sino todos los gobiernos del PP y PSOE que han pactado durante lustros con los nacionalistas con el pretexto de lograr cuatro años de estabilidad. Cabe preguntarse: ¿por qué lo llaman estabilidad cuando quieren decir poder?

   Dimitido el Estado de sus deberes, somos los ciudadanos los que tenemos el deber de salir a la calle y acudir a los Tribunales para exigir que el Estado cumpla su principal función: garantizar los derechos y libertades de todos los españoles en todos los lugares del territorio nacional y asegurar el cumplimiento de la ley hasta la última coma. Si la sociedad española renuncia también a esta exigencia, podemos decir que tenemos un problema mucho más grave que el nacionalismo en nuestro país.

  Por otro lado, desgraciadamente hay que recordar y repetir hasta la saciedad que la ciudadanía catalana no nacionalista –que no es poca, basta con mirar la composición del Parlamento catalán- no goza del derecho que nos asiste a todos de educar a sus hijos en el idioma oficial de España sin correr riesgo de exclusión o persecución por el mero hecho de exigirla y luchar por ella. Que los catalanes que no comparten la ideología nacionalista no tienen libertad para expresar sus ideas y defenderlas como lo podemos hacer en otros lugares de España -que no todos- sin que eso les suponga un grave coste social, en ocasiones laboral e incluso familiar. Que muchos, muchos de ellos, afirman sentirse extranjeros en su propia tierra. Amigos, familiares, compañeros de trabajo, vecinos, ningún ámbito queda fuera de la larga mano del independentismo totalitario. La fractura social es desgarradora.

    La revolució dels somriures  no es ni tan feliz, ni tan pacífica como predican sus profetas; más bien al contrario, cada día es más agresiva e intimidatoria. El que piense que estas cosas sólo suceden en algunas zonas excepcionales de Cataluña, se equivoca. Es cierto que en determinadas zonas rurales es mucho peor, llegando a producirse escraches que han obligado a muchos a cambiar su lugar de residencia. Pero también en las grandes ciudades, en la cosmopolita Barcelona, el supremacismo nacionalista se ha impuesto en los colegios; por no hablar de la universidad, donde el discurso no independentista en público es considerado una provocación, llegando incluso –como vemos cada vez con más frecuencia- a emplear la violencia contra el que osa manifestarse.

   El hecho de que un solo ciudadano español esté en situación de desigualdad ante la ley es motivo suficiente para que todos lo defendamos y nos solidaricemos con él contra aquello que causa esa represión. Si lo hacemos con otras cosas, ¿por qué nos mostramos tan ajenos con este tema?

 Pero existe un motivo determinante que debemos tener en consideración: el País Vasco.

 ¿Acaso es imaginable una manifestación en contra del nacionalismo -en la que ondeen con libertad banderas españolas- en ciudades como Bilbao o San Sebastián? Se consideraría una auténtica provocación. El nacionalismo ha calado de tal forma que resulta inconcebible una concentración de estas características transcurriendo con normalidad y sin violencia. Y es que debemos diferenciar: si bien es cierto que las encuestas indican mucho menos interés por el independentismo, eso no quiere decir que la sociedad vasca sea libre. De hecho, el nacionalismo es santo y seña de todos los partidos en el Parlamento vasco, con la excepción del Partido Popular, que no tiene absolutamente nada que ver con lo que fue y que tiene una exigua representación comparada con la que tuvo en el pasado; quizá sea ése el motivo. Al PSE de Idoia Mendía ni se le ha visto ni se le espera para defender la unidad de España, curiosamente como al PSC de Miquel Iceta y Ciudadanos ni siquiera consiguió obtener representación en el Parlamento de Vitoria. La doctrina nacionalista ha conseguido lo que pretendía: desterrar todo lo español de su territorio. Y no olvidemos que este totalitarismo depredador avanza sobre Navarra a velocidad de vértigo. ¿Alguien se cree de verdad que se ha derrotado a ETA?

   Ahora la pregunta que debemos hacernos es si continuaremos cediendo terreno al independentismo y al pensamiento único en detrimento de la democracia. La realidad es que allí donde gobierna el nacionalismo, la libertad brilla por su ausencia.

   Es hora de que todos los españoles nos unamos para que la ley se defienda en todo el territorio nacional, para que todo ciudadano tenga los mismos derechos en todos los rincones de España. Es tiempo de decirles a los catalanes que no están solos. Que si el Estado los ha abandonado en la defensa de sus libertades, no lo han hecho sus compatriotas. España no se defiende a golpe de soflama e insultos, sino luchando por el Estado de Derecho y apoyando a los españoles en todo lugar.

Publicado el 17 de marzo de 2017 en @XYZdiario

http://xyzdiario.com/analisis/nos-sobran-los-motivos/

EL CONGRETUBERNIO

     He pasado un fin de semana de locura. No he dado abasto entre los especiales de La Sexta –cadena que puedo decir bien alto que no sabía si tenía sintonizada- las noticias de todos los canales, los digitales y sobre todo, con la madre de todas las fuentes de información: Tuiter; que aunque no se ajuste necesariamente a la realidad es, sin duda alguna, la más divertida.

    Desde luego, para un fin de semana que se presentaba lluvioso y frío –escribo desde Madrid y ya saben ustedes que los mesetarios nos creemos que el tiempo que hace en la capital es el que hace en toda España- qué mejor plan que hacerse fuerte en el sofá y taparse bien, no hablo de mantita, sino de edredón gordo de plumas, y tragarse dos congresos concebidos para atrapar la atención de propios y extraños. Lo que se ha llamado toda la vida un espectáculo para todos los públicos. Leer más “EL CONGRETUBERNIO”

La encrucijada

Las próximas primarias del PSOE no sólo afectan a esta formación política. De ellas depende, no sólo la posibilidad de unas nuevas elecciones, sino la desaparición de la izquierda moderada en el Parlamento, un espacio político necesario para la estabilidad y la unidad de España.

Publicado el 9 de febrero de 2017 en @XYZdiario

http://xyzdiario.com/analisis/la-encrucijada/

 

 

El tema catalán es el tema español

” … estamos hasta las narices del tema catalán y de “los catalanes”. Este es uno de los pocos casos en los que cumplimos a pies juntillas el precepto bíblico de no hacer acepción de personas. Tratamos a todos por igual. Y como estamos hartitos, nos da igual todo, pasamos por encima del cumplimiento de la ley, del Estado de Derecho, de la unidad de España, de la Constitución y de todo aquello que perturbe nuestra paz. Así que no es raro oír a muchos pedir la independencia de Cataluña para, de este modo, terminar con este engorroso e interminable asunto.”

http://xyzdiario.com/opinion-destacada/opinion/tema-catalan-tema-espanol/

Publicado en @XYZdiario el 14 de agosto de 2016

Impuestos por compasión

“Cuando el Ministro de Hacienda terminó de hablar me acordé de la genial comedia de Frank Capra: “Arsénico por compasión”, en la que dos venerables ancianas envenenan a las personas mayores que pasan por su casa para evitar que sufran ante el estupor de su sobrino, un histérico Cary Grant.”

http://xyzdiario.com/opinion-destacada/opinion/impuestos-por-compasion/

Publicado en @XYZdiario el 4 de diciembre de 2016

Desafiar la ley, desafiar la democracia

“Se trata de un incumplimiento selectivo. La realidad es que ciertos sectores en España tienen patente de corso para hacer y deshacer lo que les viene en gana sin consecuencias, con el silencio cómplice de las instituciones públicas; ya sea por debilidad, cobardía, ineptitud, desidia o intereses partidistas. Siendo esto gravísimo, no me parece lo peor. Lo pernicioso del fenómeno es que la sociedad española asiste impasible al espectáculo.”

http://xyzediciones.com/opinion-destacada/opinion/desafio-la-ley-amenaza-la-democracia/

Publicado en @XYZdiario el 18 de agosto de 2016