El tiempo, la belleza y sus cosas (I). Por Carmen Álvarez


Y es que es mucho más fácil meterse en un quirófano que pensar, escuchar, parar y reflexionar. Nos miramos al espejo y no queremos ver el paso del tiempo, sin darnos cuenta de que nuestra mayor estupidez, nuestro gran fracaso, es no saber disfrutar lo que los años nos han dado. “…nuestra mayor estupidez, nuestro gran fracaso es no saber disfrutar lo que los años nos han dado”.

Recuerdo que con veintitantos escuché: “si una mujer no es guapa con 20 años, no tiene la culpa, pero si con 40 no es bella, ha fracasado”.

Quien lo dijo lógicamente no se refería a la necesidad de acumular suficientes cantidades de bótox y operaciones para corregir las imperfecciones que todos tenemos. Vivimos un mundo que nos esclaviza y obliga a aparentar juventud, vitalidad, ausencia de problemas, todo ello con la angustia permanente de apabullar al prójimo con una imagen de felicidad y éxito.

Leer más “El tiempo, la belleza y sus cosas (I). Por Carmen Álvarez”

Mi conversación con Josep María Francàs (@ jmfrancas) para azperiodistas.com

Comparto en el blog la charla mantenida con Josep María Francàs de AZperiodistas.com sobre feminismo y sobre España, mi pasión.

http://www.azperiodistas.com/carmen-alvarez-vela-yo-no-quiero-estar-en-ningun-sitio-por-discriminacion-positiva-o-cuotas/3030

Intelectualidad 2.0. Por Carmen Álvarez

Hay días en los que un comentario, un artículo o un simple tuit te da la misma vida. Sin ir más lejos, esta mañana he leído este tuit de Juan Carlos Monedero: “Fui el primer expediente de mi promoción, llevo 6 ediciones del libro sobre la Transición y 14 de otro sobre democracia, estudié en Alemania, invitado 2 veces a hablar en la ONU, titular de Universidad, 25 años de experiencia. Dice el PP que no le valgo”.

Qué grande es Monedero. No se deja ni un topicazo de lo que, probablemente, mi amigo Iván Vélez calificaría como intelectualidad 2.0.  Leer más “Intelectualidad 2.0. Por Carmen Álvarez”

Sobre la elegancia. Por Carmen Álvarez

 

Escribo uno de esos textos con los que nadie va a estar completamente de acuerdo. Cada uno tiene una idea acerca de la elegancia. Probablemente, muchos pensarán que voy a escribir sobre estilo en el vestir. Nada más lejos. Aclaro que tampoco sé de eso. Así que ahí van unas pinceladas de lo que yo entiendo por una persona elegante:

La elegancia es  lo contrario de la ostentación, de la excesiva exhibición del exterior y del interior. Resulta grosera e incómoda una muestra extemporánea de sentimientos, afectos, desafectos y desahogos varios. (Sí, me viene a la cabeza Belén Esteban ¡lo siento!, pero puede servir perfectamente como ejemplo límite). La persona elegante es comedida, prudente, inteligente y se esfuerza por controlar las emociones negativas. Piensa dos veces antes de hablar y es capaz de pedir disculpas cuando se equivoca o pierde los nervios. Muchos pensarán que qué tiene que ver esto con la elegancia. Lo tiene todo. Nada existe más desagradable que la soberbia. Me río yo sola imaginando a grandes celebrities iconos de la elegancia en el vestir en la intimidad. Se nos caerían un par de mitos. Y es que, teniendo una estructura ósea determinada y un buen estilista, mal se tiene que dar para no dar una excelente imagen pública. Pero no es eso.
Leer más “Sobre la elegancia. Por Carmen Álvarez”

Los veranos ya no son lo que eran. Texto de Carmen Álvarez.

Los veranos ya no son lo de antes. El pueblo ya  no se va en masa a Benidorm a pasar el mes, o tres con el Rodríguez en casa liberado cual ballena Willy disfrutando de la soledad de las noches veraniegas. Ahora también existen las Rodríguez. Las Rodríguez empoderadas que han trabajado todo el año como el/la que más, que están hasta las narices de sus niños –a los que adoran- y que disfrutan de sus días de trabajo solas en Madrid –los madrileños hablamos como si sólo existiera Madrid en el mundo- como el regalo con que la vida les recompensa una vez al año. Lo comprendo perfectamente. Soy de las que piensan que la soledad es bastante relajante. Mi parte asocial. Leer más “Los veranos ya no son lo que eran. Texto de Carmen Álvarez.”

Madrugón y radio. Texto de Carmen Álvarez

Madrugo mucho, cosa que acreditan mis tuits de las seis de la mañana quejándome del frío, del calor y  de que el litro de café que llevo tomado no me hace efecto. Desde que me despierto escucho la radio. Vivo sin televisión felizmente, ni la enciendo, pero si me quitan la radio creo que muero. Me levanto y me acuesto con la radio puesta. De hecho, valoro como una de las ventajas de la soltería poder ponerme la radio a las cuatro de la mañana si me apetece sin que un señor al otro lado de la cama se queje –con toda la razón-. Indudablemente, me estoy haciendo mayor y a este paso moriré sola rodeada de westys. Estoy volviendo a fumar de vez en cuando y estoy encantada. Soy rarísima. Cada día paso un poco más –si cabe- de bobadas y me siento más libre. La libertad es una guerra que se lucha y  gana en el cerebro. O se pierde. Leer más “Madrugón y radio. Texto de Carmen Álvarez”