¿Un «sol poble»? Por MP @capicua_Mca

Yo no soy politóloga, ni periodista, ni tertuliana. Aclarado ya esto, no puedo analizar lo que pasó ayer en Cataluña más que desde mi pequeñez como ciudadana que tiene ojos y ve cosas. Porque sí, en la elecciones de ayer en Cataluña pudimos ver muchas cosas dignas de tener en cuenta, algunas las esperábamos, otras nos sorprendieron y otras nos disgustaron profundamente.

Lo primero que cabe destacar es que la brecha entre constitucionalistas y secesionistas es cada vez más clara y, desgraciadamente, más profunda. Ya no tenemos una Cataluña, ni una «nación» y, mucho menos, un «sol poble». Y los números indican que son dos mitades casi perfectas. Una mitad es más rural y la otra más cosmopolita, pero Cataluña ya es, de facto, una «nación de naciones». Qué paradoja…

Continuar leyendo «¿Un «sol poble»? Por MP @capicua_Mca»

Todo sigue igual… o no. El día después del 21D. Por Daniiel Brand @DaniielBrand

«…la victoria de Cs tiene mucho más valor del que a simple vista pueda parecer. Y es que en países como Francia o Estados Unidos, Inés Arrimadas ya sería presidenta».

En nuestro país suele decirse que todos los partidos ganan las elecciones. Y eso es, como tantas otras cosas, algo en lo que catalanes y resto de españoles somos muy parecidos: aquí nadie ha perdido, o lo que es lo mismo, todos han ganado.

Por un lado, Ciudadanos ha hecho historia ganando con holgura las elecciones, tanto en votos como en escaños (lo primero estaba descontado para algunos pero lo segundo no salía ni en las encuestas más optimistas). Y lo ha hecho con contundencia, de forma destacada sobre la JxC del prófugo de la justicia Fuigdemont y la ERC de la señora de los muertos en la calle.
Continuar leyendo «Todo sigue igual… o no. El día después del 21D. Por Daniiel Brand @DaniielBrand»

Hay que votar con seny y con rauxa. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

Seny y rauxa. Sensatez y furia. Nunca un simple trozo de papel permitió concentrar tantos sentimientos, ni nunca nos ofreció la posibilidad de cambiar tan radicalmente nuestro futuro colectivo e individual. Que no falte nadie. Ellos estarán todos.

El topicazo, lo sé: el seny y la rauxa de los catalanes. Algo así como el sentido común o la sensatez frente a la rabia o la furia. Como si todos los pueblos del mundo y todos los ciudadanos no fuesen una más o menos equilibrada mezcla de esos, y de otros muchos, sentimientos… Pero bueno, parece ser que, una vez más, algo normal se convierte en legendario cuando se pronuncia en catalán.

A lo que iba: mañana toca votar (en realidad yo ya lo he hecho desde fuera de Cataluña). Y toca votar elaborando una equilibrada mezcla de ambos sentimientos: la sensatez y la furia, aplicados ambos a los mismos hechos objetivos. Sensatez para entender que votar España (es decir, votar partidos constitucionalistas, claramente constitucionalistas y no solo de boquilla) supone apostar por la seguridad jurídica, por la permanencia en Europa, por la solidaridad interterritorial y sobre todo entre ciudadanos. Continuar leyendo «Hay que votar con seny y con rauxa. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu»

Penalti y expulsión. Pero el partido continúa. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

«Para el día 21D no hay izquierda ni derecha: hay separatismo frente a voluntad de construir juntos; hay supremacismo frente a igualdad; hay mezquindad frente a solidaridad; hay violación de toda ley frente a legalidad; hay fractura frente a fraternidad».

 

Hace un par de semanas, después de las continuadas marrullerías, juego sucio, violaciones de la legalidad y trampas, el gobierno central echó mano del silbato y detuvo el partido, señalando pena máxima contra el gobierno catalán y expulsando del terreno de juego a los principales artífices de tanto abuso. Esto sucedió cuando quedaba apenas un minuto de partido y el bando separatista albergaba serias posibilidades de al menos empatar y, tal vez, aprovechando la hasta ahora sorprendente tolerancia arbitral, acabar metiendo un gol en el último instante.

El árbitro, por tanto, ha puesto las cosas en su lugar al dar al equipo constitucionalista la oportunidad, una vez expulsados los jugadores más violentos y marrulleros, de lanzar un disparo a puerta que le dé la victoria sobre el pitido final. Continuar leyendo «Penalti y expulsión. Pero el partido continúa. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu»