Historias del chat: La primera escisión. Por Carmen Álvarez.

Covadonga -Covi de toda la vida, antes del covid-, que siempre ha sido sospechosa de ser un poco facha, se atrevió a decir el otro día que Dina miente más que habla y que “se ha vendido a Pablo por un digital de mierda”, tal cual; que se iba a ir del grupo porque estamos criticando todo el día a los tíos; que a ella le gustan un montón y que estaba ya de reuniones de tuppersex y de ir de morado a todas partes hasta el mismísimo -le quedó un poco ordinario, sí-. La muy facha.

La noticia de que Dina no va a denunciar a Iglesias por acceder a los datos de su móvil, guardarse la tarjeta sin decírselo y devolvérsela rota después de 3 minutos en el microondas con el grill puesto a todo meter -presuntamente-, ha causado estragos entre mis amigas.

Sí, el desconcierto se apoderó del grupo de whatsapp que creó Dolores hace tiempo-se ha quitado lo de Lola en homenaje a la Pasionaria– y que llamó: “A los ex, que les den”, para compartir todo lo relativo al empoderamiento de la mujer y la lucha contra el heteropatriarcado. A veces es un poco pesada con lo de la sororidad y tal, pero el grupo es muy interesante, la verdad. Dolores está haciendo una terapia de empoderamiento postdivorcio con una psicóloga muy buena del Instituto de las Mujeres -dice que es amiga de la mismísima Boti– y estamos aprendiendo mucho.  Saber que todo lo que nos pasa en la vida es culpa de otro, ha sido consolador. De ese tema también hablamos bastante; dice Dolores que más vale sola que mal acompañada.

Del desconcierto inicial, hemos pasado a la escisión. Me dice una amiga que en estos ambientes comunistas es de lo más normal. A mí me ha dado un poquito de pena. Covadonga –Covi, antes del covid-, que siempre ha sido sospechosa de ser un poco facha, se atrevió a decir el otro día que Dina miente más que habla y que “se ha vendido a Pablo por un digital de mierda”, tal cual; que se iba a ir del grupo porque estamos criticando todo el día a los tíos; que a ella le gustan un montón y que estaba ya de reuniones de tuppersex y de ir de morado a todas partes hasta el mismísimo -le quedó un poco ordinario, sí-. La muy facha. Dolores se encendió, con toda la razón, y dijo que si empezamos a dudar unas mujeres de otras, no hemos avanzado nada. Que nos estamos llevando por delante nuestro lema #YoSíTeCreoHermanaTuPalabraVaaMisa -lo propuso en honor a Rita Maestre- y bloqueó a Covadonga, a la que volvió a llamar Covi, yo creo que a mala leche, así como llamándole virus. Se pasó un poco, todo hay que decirlo. Con Covi se fueron las otras pijas sin decir nada. Escisión gorda.

Pese a que a algunas nos dolió un poco la salida de Covi del grupo, decidimos seguir trabajando entre, por y para nosotras, como no podía ser de otra forma. Todo iba genial hasta que Maipy -Mari Pili, antes de divorciarse y carente siempre del don de la oportunidad-, volvió a liarla: “¿Pero no era que no debemos dejar que nuestros novios vean nuestros móviles y controlen nuestros mensajes? Que no estoy diciendo que Dina mienta, faltaría más, pero que yo veo ahí una sumisión al macho. Que no estamos libres ninguna oye. Que yo a Manolo le dejé un día llamar desde mi móvil al 112 cuando lo del infarto de mi suegra. Ahora no lo habría hecho, claro. Y tampoco entiendo que Pablo se quedara con la tarjeta para protegerla, porque con el empoderamiento ya no lo necesitamos, ¿no?”

Bien pensado, tenía razón, pero desde que Dolores se hizo de Podemos está un poco difícil y temimos su reacción. Covi siempre decía que quiere entrar de asesora con Irene Montero y que está haciendo méritos. Yo no lo creo, es que Covi es muy facha y todo lo ve así, sin sororidad ni perspectiva de género ni nada. No veo que se haya liberado del heteropatriarcado. Una lástima.

Se produjo ese silencio tan incómodo en los grupos de whatsapp, en el que ves que una escribe y no envía; la otra empieza a grabar un audio y tampoco lo manda y tú empiezas cinco frases y borras, que no sabes por dónde va a salir el asunto.

Al fin, veo que Dolores empieza a escribir de corrido sin parar, venga a escribir y escribir, y no veas qué tensión, ya pensábamos que estaba echando a Maipy también del grupo, pero no. Como ella está muy puesta en todo esto y muy metida en el partido, entiende cosas que nosotras no vemos, como es lógico por otra parte.

“A ver, Maipy, lo que dices es verdad y no te sientas mal por haberle dejado el móvil a Manolo el día de lo de su madre, al fin y al cabo, era por una buena causa: salvar a otra mujer. Aunque fuera tu suegra. Pero esto de Dina es diferente. Pablo es distinto. Pablo es feminista. Pablo sí que puede defendernos y protegernos de nosotras mismas ¿vale? Pero nadie más.”

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s