A GONZAGA. Por María Durán Gil-Casares @mariaduran1987

Porque como dice Pereza “eres mi rincón favorito de Madrid”, y yo añado de casa, de España y del mundo…

Querido bebé,

No sé cómo ha podido pasar esto, pero dentro de cuatro días hará un año que estás con nosotros. ¡Qué rápido ha pasado! Bueno, excepto las noches. Las noches con un bebé te enseñan por qué se usa como tortura la privación de sueño. Lo bueno es que como pierdes tanta memoria por el cansancio luego se te olvida.

Pero quitando eso, el tiempo a tu lado ha volado. Me parece imposible que hace 12 meses me cupieras en el antebrazo y no fueras capaz ni de sujetar la cabeza y ahora corras por el pasillo y sepas llamarme «mamá». Me impresiona porque tengo que confesarte que he acabado siendo una de esas madres -de las que tanto me reí- a las que sus niños les parecen listísimos. 

Tendría que hacer una lista de todas las cosas por las que darte las gracias. Gracias a ti -aunque no lo digo mucho para no parecer una cursi total- sé que existen los milagros porque viví uno en vivo y en directo. ¿O cómo explicamos que en tu primera ecografía viese una judía -con el corazón latiendo a toda velocidad, eso sí- y en la siguiente pocos días después a una persona entera y perfecta moviendo los dedos?

También gracias a ti han mejorado mis reflejos. Ya esquivo tan bien tus patadas voladoras en la cama, a oscuras y dirigidas a mi cabeza, que me tendría que dar un diploma alguna asociación ninja. Por no hablar de los bíceps que se nos ponen a los padres de cargar con bebés de 14 kilos. 

Y he descubierto cosas, muchas cosas. Que ver a los padres ejercer de abuelos y a los hermanos de tíos es de los mejores recuerdos que se pueden llegar a tener en la vida. Que se puede querer a alguien infinito por ser tu propio hijo y de la misma manera por ser hijo de su padre. Que ver a personas con las que no tengo lazos de sangre queriéndote les ha convertido en verdadera familia para siempre. Que me gustaría tirarle piedras a quien se atreve a regañarte incluso aunque tenga toda la razón.

Además me he vuelto más paciente -aunque tampoco tanto, ya lo sabes- y se me han quitado asquitos y tonterías. Yo, que soy tan escrupulosa que no bebo ni del vaso de tu padre de repente me he encontrado comiéndome los trozos de galletitas chupados que me regalas cuando no sé qué hacer con ellos. Por no hablar de la primera vez que vomitaste en el coche y te asustaste. Nunca había abrazado a un tío tan vomitado y tan fuerte. Bueno, nunca había abrazado a nadie vomitado en general.

Y aun así no cambio ese viaje por nada. Porque hacer cualquier cosa contigo es para lo que hago todo las demás. Qué ganas tengo de que aprendas a hablar para que puedas contarme qué haces cuando no estoy, qué quieres pedir en los restaurantes o que encontremos canciones que nos gusten y las cantemos juntos. De momento no eres muy exigente. Bailas hasta cuando cantan los niños de San Ildefonso. Pero eso me encanta porque como bailonga que soy yo también espero haber encontrado una pareja de baile en las bodas futuras que me acompañe a la pista cuando tu padre se niegue.

Siendo hijo nuestro creo que te gustará el cine y leer. Ya te he guardado algunos de mis libros favoritos y sé que disfrutaré cuando llegue el momento, viendo tu cara al encontrar por primera vez a los personajes que tanto me gustaron a mi. Espero que te encanten Star Wars y el Señor de los Anillos y podamos hacer maratones en casa. Si tus tíos se portan bien les invitaremos. E incluso aunque te gustase Star Trek me comprometo a verlo contigo y no poner mala cara porque siempre querré que hagamos cosas juntos. A cambio te haré ver alguna serie o peli histórica y por supuesto, ‘Friends’. Te aviso que puede que te gusten.

Muchos amigos se meten conmigo diciéndome que seguro que me sales de Podemos. Te pido por favor y desde ya que no me traigas una feminista a cenar o contaré las cosas más vergonzosas que se me ocurran. No, es verdad, no lo haré. Ahora me doy cuenta de lo pesada que fui haciendo muchas veces lo que mis padres no querían que hiciera, y los valoro más porque veo que aunque siempre siempre tenían razón no me machacaron -demasiado-. Tú has hecho que tenga ganas de parecerme a ellos cada vez más. Y te aseguro que intentaré no darte vergüenza aunque sé que a veces y sin hacer nada -ay, la adolescencia- te la daré.

Y podría seguir todo el día y toda la noche. Pero solo llegaría a la misma conclusión: que aunque desde fuera todo parece peor con niños en realidad es mucho mejor. Se vuelve más fácil sonreír cuando hay problemas. Lo que antes se daba por descontado se valora más: tener una casa en la que puedas estar calentito, poder ir a vacunarte o darme una ducha sola y con tranquilidad.

Porque nada me hace sentir tan orgullosa como ver que creces sano. Nada me hace tanta gracia como verte hacer planes para lanzar por un lado algo que te he dicho que no tires a ver si no me doy cuenta o que persigas emocionado a nuestros pobres perros que te tienen pavor. Porque me gusta más preguntarte si me quieres y que me digas riéndote con tus dos dientes “no” con la cabeza que preguntarle a mi jefe si puedo salir antes y que me diga que sí.

Porque como dice Pereza “eres mi rincón favorito de Madrid”, y yo añado de casa, de España y del mundo… Porque sí, con los hijos nos volvemos cursis -que se lo digan a Ramón Espinar- y yo no voy a ser la excepción.

Te quiere, y está deseando seguir viéndote cumplir años,

Mamá.

Artículo publicado en https://eldebate.es/

https://eldebate.es/crisis-de-valores/a-gonzaga-20190120

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s