“Virgencita que me dejen como estoy”. Por Carmen Álvarez

 “A la espera de que Sánchez convoque elecciones y desaloje La  Moncloa, cosa que tendrán que hacer los bomberos supongo, esperamos de los que defienden España, lealtad y prudencia. El primer desafío es Andalucía. Que sepan que los observamos atentamente”.

 

En estos últimos años absurdos que vive España, o más bien padece, algunos hemos arremetido contra la Constitución del 78 en el tema autonómico y, en mi caso, no me desdigo de nada.  Cada vez es más gente la que no cree que el estado de las autonomías haya sido positivo para estepaís. Basta mirar Cataluña o el País Vasco, para acreditar la máxima expresión -que no única- de un fracaso anunciado por pocas personas, por cierto, pero anunciado en su momento. Ahora, cualquier persona con un mínimo sentido común sabe que el nacionalismo es un monstruo insaciable, y cuánto más poder se le otorga, más demanda.

Desgraciadamente, hace falta aclarar y explicar que no estar de acuerdo con ciertos aspectos de la Constitución no te convierte en antisistema ni en fascista de forma automática. Y aquí hay un matiz fundamental a tener en cuenta, ¿qué grado de desacuerdo hay que tener con el marco jurídico fundamental para poder denominar a un partido anticonstitucionalista?

Si hacemos caso a la ministra de justicia, por la gracia de Sánchez -porque de otro modo jamás esta señora hubiera sido ministra de nada- que determinados partidos no estén de acuerdo con “partes” de nuestra ley fundamental es lícito -entiendo que  habla de sus socios de gobierno, BILDU, ERC, PdeCAT y Podemos-; sin embargo, no estar a favor de la organización autonómica del Estado te deja fuera del marco constitucional. Es decir, se puede estar en contra de la existencia de España y trabajar activamente para que eso ocurra -hablamos de hechos ocurridos hace un año, no de 1934- y pactar con ellos, pero no podemos cuestionar el funcionamiento del experimento autonómico.

Dejando al margen lo que diga el infumable gobierno sanchista, es posible hacer un análisis que, sin  ser demasiado profundo que no son  horas, ponga un punto de prudencia y serenidad en el caos.

La Constitución del 78 consagra un sistema de organización del Estado en autonomías que, atendiendo simplemente a la evidencia, no ha funcionado. La desigualdad de derechos entre españoles en función de la región donde viven es patente. Las consecuencias de ceder las competencias de educación y sanidad a las autonomías  han sido dramáticas. Miren a Cataluña, País Vasco, Navarra, Baleares, Valencia y charlen con los padres que quieren que sus hijos estudien en español -derecho básico- y verán lo contentos que están. De la  sanidad qué decir, no puedes moverte con tu tarjeta sanitaria por toda España con  la garantía de ser atendido en todas partes o que te sean dispensados los medicamentos que necesitas a no ser que haya acuerdo al respecto entre tu comunidad autónoma y la que visitas, cosa que no ocurre en todas. Demencial.

Las comunidades autónomas, en vez de haber sido una herramienta de gestión ágil, han sido el mejor instrumento político para acentuar de forma artificial las diferencias entre regiones, y para inocular la ideología nacionalista, incluso en regiones donde no se compra el discurso identitario.

El problema autonómico es quizá el mayor ‘pero’ que yo veo a la Constitución del 78; en lugar de una ayuda se ha convertido en un obstáculo que impide el normal crecimiento de España y, es más, ha contribuido a reforzar a todos aquellos que buscan su desintegración. Aún así, si observamos un poquito el patio político y sus actores, es fácil llegar a la conclusión de que cualquier reforma de la ley de leyes pone los pelos de punta. Unos quieren tirar la casa, otros pintarla y otros reformarla por completo, en sentidos opuestos, por supuesto. Si por mí fuera cambiaría el modelo de organización del Estado sin ninguna duda, pero asumo y entiendo que no es el momento ni mucho menos de plantear una reforma constitucional. Y que sepa la Sra. Delgado, que acato la Constitución, con lo que me gusta y lo que no.

Reflexionando pues sobre el berenjenal que tenemos, difícil de prever hasta por los más pesimistas, sería  lo más prudente tirar por la vía de la lógica. La Constitución contiene resortes para acabar con los desmanes y el desastre producido. Utilícenlos, señores políticos. Recuperen competencias mal utilizadas por determinadas comunidades autónomas y sean diligentes en  el cumplimiento de la ley. Controlen el funcionamiento de las autonomías cuyo significado se ha pervertido, convirtiéndolas en pequeños estados. Dejen de mirar para otro lado como han hecho estos años, de comprar voluntades nacionalistas a cambio de votos y gobiernen.

Quede claro que no me dirijo al ejército de Pancho Villa, el gobierno sanchista, cuyo único  remedio es la desaparición. Los españoles pedimos a los partidos autoproclamados constitucionalistas el tan manoseado y poco practicado sentido de Estado.

A la espera de que Sánchez convoque elecciones y desaloje La  Moncloa, cosa que tendrán que hacer los bomberos supongo, esperamos de los que defienden España, lealtad y prudencia. El primer desafío es Andalucía. Que sepan que los observamos atentamente.

Por todo ello, me permito hablar en nombre de nuestra Constitución y decir  “Virgencita, que me dejen como estoy”.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Un comentario en ““Virgencita que me dejen como estoy”. Por Carmen Álvarez”

  1. Pedir sinderesis entre tanto “borracho de la política” se nos hace cuesta arriba a los ciudadanos de a pie. Si nos preguntarán a los que hemos asistido en primera fila a la destrucción de un país a manos de los socialistas y asesores “Podemitas”, tendrían como respuesta: España no es Cuba, pero está a un tris de serlo, por que la evidencia de caso Venezuela está vigente e involuciónando vertiginosamente. Un experimento que podemos ver en vivo y en directo y del cual sus padres “Frankestein” se hacen los locos por as que las pruebas de ADN los delatan. Dejemos las estupideces, para los recreos en los colegios de párvulos. España no es de nadie, es de todos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s