EL SULD Y EL DESCONCIERTO. Por Rome Clay @BenjaminTyreen

“Pero el día que todos voten ‘correctamente’ o al gusto de uno, de quien sea, el día que alguien esté completamente satisfecho con el resultado de unas elecciones porque se amolda a su criterio y no le produce desconcierto o sorpresa de ningún tipo, entonces será porque no haya SULD (sufragio universal, libre y directo), ni libertad, ni diversidad, ni respeto por el disidente”.

Veo estos dos días en la prensa y en las redes sociales sorpresa y desconcierto por los resultados electorales del domingo.

Y a riesgo de caer en un postureo didáctico que aborrezco (y, si es el caso, pido desde ya disculpas), intentaré recordar a esos desconcertados algo que seguro ya saben, pero que quizás con el fragor de los acontecimientos hayan olvidado momentáneamente.

Y me dirijo únicamente a los sinceramente y de buena fe desconcertados; a los resentidos y a los que se dedican a insultar a quienes no votan lo que ellos quieren, no; a estos últimos, dada mi ya avanzada edad, no puedo dedicarles ni un minuto de tiempo ni un gramo de atención, tiempo y atención que no diré que sean objetivamente apreciables, pero para mí tienen un cierto valor que no me permito malgastar.

Al tema: SULD. Cuando de joven estudiaba la Constitución y la Ley Electoral, pues me hacía apuntes, como todo el mundo cuando estudia. Y en los apuntes usaba, también como todos, abreviaturas. Sufragio universal, libre y directo.

Universal y libre, no censitario. Es decir, que cualquier persona mayor de 18 y no incapacitada judicialmente para ello puede votar libremente.

Además, puede hacerlo cualquiera que sean sus estudios, preparación, renta económica o posición social, sea o no contribuyente, sea un santo o un auténtico hijo de puta. Lo puede hacer desde un premio Nobel hasta el gorrilla aparcacoches, o pensadores tan profundos como Belén Esteban, Pep Guardiola o El Roto; puede hacerlo la cajera del Día y puede hacerlo el Gran Wyoming de los 19 inmuebles; ¡pueden hacerlo Incluso Piqué y Sergio Ramos!; puede hacerlo el niñato que se pasa el día haciéndose pajas y contándose los granos de la cara, y puede hacerlo el anciano que ha trabajado toda su vida en la mina o destripando terrones; puede hacerlo el superdotado intelectualmente y el que no sirve ni para mirar si llueve; puede hacerlo el vago cuyo mayor esfuerzo es practicar el diábolo de vez en cuando en los semáforos, y la madre de familia que trabaja 20 horas al día, sin vacaciones ni fines de semana.

Y no sólo pueden votar, sino que además, y para más “inri”, ¡pueden votar a quien les dé la gana! Y directamente, sin intermediarios. Y (venga, demos una vuelta de tuerca más) resulta que todos esos votos cuentan lo mismo vengan de quien vengan, no vale uno más que otro.

Eso es, explicado así muy pedestremente, el SULD que, como todo sistema, tendrá sus ventajas e inconvenientes, pero que personalmente me parece el mejor y más justo.

Claro, ocurre que con esto del SULD no siempre sale lo que nos gustaría, o incluso para algunos nunca o casi nunca. A veces resultan cosas que no nos parecen lógicas, según nuestras (personales) entendederas. Es lo que tienen la libertad y el hecho (para mí enriquecedor) de que no todos pensemos igual. Y esto último, tan sencillo, es lo que tristemente desconcierta a algunas personas (algunas de ellas con cierta inteligencia), que dicen no entender ni explicarse cómo la gente, o alguna gente, vota lo que vota en ejercicio de su libertad y del derecho al famoso SULD.

Pero el día que todos voten ‘correctamente’ o al gusto de uno, de quien sea, el día que alguien esté completamente satisfecho con el resultado de unas elecciones porque se amolda a su criterio y no le produce desconcierto o sorpresa de ningún tipo, entonces será porque no haya SULD, ni libertad, ni diversidad, ni respeto por el disidente. Como ocurre en otros países desgraciadamente contemporáneos. Ojalá aquí no llegue, no vuelva a llegar, ese día.

Nb: Quizás el del Nobel, ahora que lo pienso, no haya sido buen ejemplo, porque se lo dieron entre otros a Al Gore y a García Márquez (realismomágicoelquetraigoaquícolgando), pero bueno, ya me entendéis lo que quería decir.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s