ALSASUA Y EL REY. Por Miguel Cornejo @MiguelCornejoSE

“… Geroa Bai, Bildu, Podemos e IE han usado al Parlamento de Navarra para intentar presionar a la Audiencia Nacional en sus decisiones”.

El pasado 9 de Abril, el Parlamento Foral de Navarra hizo público un comunicado, aprobado por la Mesa y Junta de Portavoces, que dice literalmente:

“El Parlamento de Navarra muestra su apoyo y hace un llamamiento a la ciudadanía navarra a participar en la manifestación convocada por las familias afectadas agrupadas en “Altsasu Gurasoak” y la plataforma de apoyo “Altsasukoak Aske Herri Plataforma” para el próximo 14 de abril de 2016, sábado, a las 17:30 en Pamplona, bajo el lema “JUSTICIA. NO ES TERRORISMO” con el objeto de demostrar un compromiso por los derechos humanos, las libertades y las garantías democráticas”.

No es sorprendente que los abertzales de Geroa Bai y Bildu apoyen a los agresores de Alsasua. Ni siquiera es sorprendente que los populistas de Podemos e IE les sigan la corriente. Están en su derecho de opinar que “lo de Alsasua” no fue una agresión premeditada con el objeto de intimidar a las fuerzas de seguridad y sus familias, producto de una campaña orquestada para expulsarlas de Alsasua entre otros lugares. O que, si lo fue, eso “no es terrorismo”. Sus opiniones son completamente legítimas, igual que la de que se equivocan. Las opiniones son libres.

Lo que no son libres son los actos. Hay cosas que no se deberían hacer, y una de ellas es usar las instituciones de Navarra para atacar simbólicamente al Estado. Algo a lo que nos tienen ya habituados con los desplantes de la presidenta Barkos a la familia real o al Ejército o a cualquier símbolo de la nación española que se ponga a tiro. O con la petición de que “se anule el 155”, algo que depende sólo de que los parlamentarios catalanes sean capaces de ponerse de acuerdo. No hay semana sin declaraciones altisonantes de un tipo u otro en instituciones navarras. Por no mencionar esas leyes autonómicas que tienen que ser declaradas inconstitucionales y (cada vez que hay fiestas) esas órdenes municipales de colgar ikurriñas ilegalmente.

Pero la del día 9 es especial. Ya no hablamos de juegos florales de mejor o peor gusto (y mayor o menor coste para Navarra). Hablamos literalmente de pedir el apoyo de la ciudadanía navarra para presionar durante el desarrollo de un proceso judicial en curso, lo que supone una falta de respeto institucional completa hacia el Poder Judicial y un intento de limitar su independencia.

Es decir, Geroa Bai, Bildu, Podemos e IE han usado al Parlamento de Navarra para intentar presionar a la Audiencia Nacional en sus decisiones.

Estamos demasiado acostumbrados a sus barbaridades para asombrarnos, pero ésta es realmente de órdago. Nuestro marco de convivencia, nuestra democracia, se basa en la separación de poderes entre ejecutivo, legislativo y judicial. Nunca, jamás, debemos transigir cuando vemos intentos de presión “popular” para que no se haga justicia según dicta la ley. Sin esa separación de poderes, sin esa independencia de la Justicia, no hay límites a lo que un gobierno “popular” puede hacer con sus ciudadanos. Ni a lo que algunos de esos ciudadanos puede hacer con el apoyo “popular”. Es la base misma de la convivencia democrática.

Por eso, con todo el respeto a las opiniones que puedan tener unos u otros, es fundamental que las expresen dentro de sus límites. Porque se puede. Se puede opinar lo que sea sin intentar imponer esa opinión a un juez. Está la tribuna de oradores. Están los medios. Están las manifestaciones. Lo que no debe estar nunca es una institución parlamentaria como tal, la parte del poder Legislativo español que encarna la autonomía foral navarra.

No sé si la Audiencia Nacional se molestará en pedir amparo al Consejo General del Poder Judicial. Sí creo que estas muestras de falta de respeto a la independencia judicial de las instituciones navarras son la razón por la que estas cosas no se juzgan aquí.

Por eso me gustaría que los parlamentarios forales reflexionasen, y los navarros también, sobre el papel que nuestras instituciones tienen y deben tener en garantizar nuestras “garantías democráticas, derechos y libertades” que dicen defender. Que se dieran cuenta de que los jueces son “la garantía última de nuestros derechos y libertades” ( http://www.navarrainformacion.es/2018/04/09/el-rey-apoya-a-los-jueces-como-garantia-de-los-derechos-y-respeto-a-la-ley/ ). Y se dieran cuenta de la importancia de no debilitar esos derechos y libertades, esta democracia, poniendo intereses partidistas por encima del buen funcionamiento del Estado de Derecho.

Si tienen ganas de manifestarse, no faltan causas mejores. Si quieren defender los derechos de los navarros, que empiecen por respetar las instituciones que los garantizan.

Relacionado con este tema, “Navarra por un plato de lentejas”, de Miguel Cornejo.
https://t.co/oXo3S98z0p

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s