OLIVE KITTERIDGE – LA INFELICIDAD Por @opicar

“Lo que realmente atrapa de la serie es que es casi seguro que en nuestras vidas hemos conocido o tenemos incluso cerca personas a las que podríamos perfectamente homologar con Olive Kitteridge, personas con una incapacidad casi congénita para ser felices, inhabilitadas ni siquiera para intentarlo, y que por añadidura actúan de forma que parecen tener como objetivo que los demás tampoco puedan serlo ni intentarlo”.

Miniserie de tan solo cuatro capítulos que podéis visionar en HBO. Cuando tomas como base del guión una novela que fue premio Pulitzer y para el reparto cuentas con actores como Frances Mcdormand, Richard Jenkins o Bill Murray nada puede salir mal, y efectivamente eso es lo que ocurre con esta serie, que es simplemente una pequeña joya atípica dentro del universo de la series.

Que nadie espere asesinos, ni policías, ni suspense, ni tramas complejas de investigación, Olive Kitteridge es costumbrismo en estado puro, es ni más ni menos que un continuo de escenas cotidianas que acontecen a lo largo de veinticinco años, protagonizadas por una serie de personajes que giran alrededor de Frances Mcdormand, enorme como siempre, que es quien da vida a Olive Kitteridge.

Estamos ante un personaje, Olive, de personalidad compleja que de alguna forma hace de la amargura su forma de ser y estar, el amplio inventario de calificativos que se le podrían aplicar sería interminable, huraña, arisca, asocial, desagradable o cínica podrían ser si duda algunos de ellos, pero ante todo estamos ante alguien carente de la menor empatía. En contraposición a Olive tenemos a su marido, cuya inequívoca vocación es aportar cariño, amor y respeto en grandes dosis a todo su círculo de relaciones personales y familiares.

El guión fluye sin prisas, lo que permite por una parte que las actuaciones de los inmensos actores que protagonizan la serie brillen de forma deslumbrante, y por otro lado ayuda al espectador a conocer en profundidad a los personajes, conocer qué sienten, conocer qué piensan.

Pero sin duda, la serie se centra de forma prioritaria sobre el personaje de la Mcdormand, alguien que como ha quedado dicho vive instalada en la amargura, pero de quien no nos queda duda de que a su manera quiere a su familia, alguien incluso dispuesta a respetar ciertas reglas pero con una incapacidad casi total para respetar los sentimientos de quienes la rodean.

Lo que realmente atrapa de la serie es que es casi seguro que en nuestras vidas hemos conocido o tenemos incluso cerca personas a las que podríamos perfectamente homologar con Olive Kitteridge, personas con una incapacidad casi congénita para ser felices, inhabilitadas ni siquiera para intentarlo, y que por añadidura actúan de forma que parecen tener como objetivo que los demás tampoco puedan serlo ni intentarlo.

Uno tiende a creer que esta tipología de personas, que se regodean en la amargura al margen de cual sea el origen de la misma, en el fondo son personas desconcertadas por la vida, y que posiblemente no son conscientes de su problema hasta que se encuentran con alguien de sus mismas características que actúa a modo de espejo en el que verse reflejadas, como le pasa a la propia Olive en el tramo final de la serie.

Sinceramente creo que Olive Kitteridge es una serie que merece ser visionada, y que seguramente a aquellos que lo hagan les obligará a reflexionar sobre cómo cada uno de nosotros enfrentamos nuestra propia existencia, y a meditar sobre cuál es nuestra actitud ante este sindios que llamamos vida.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s