González, la política y la ley. Por Carmen Álvarez

Leo escandalizada el titular que ofrecen varios periódicos sobre Felipe González: “Ojalá no metan a ninguno en la cárcel”. Se refiere a los seis citados a declarar hoy ante el Tribunal Supremo por liderar y perpetrar el prusés. Como verán no he calificado el delito, ni les he llamado sediciosos ni nada por el estilo. Eso corresponde a los jueces, así como tomar las medidas cautelares que consideren pertinentes; ya sea cárcel, fianza o ninguna y dejarlos en libertad sin cargos, que para eso disponen ellos de toda la información y es su labor analizarla, sopesando pros y contras, y respetando escrupulosamente la ley.

Me arriesgo a estas horas a decir que lo hagan estará bien hecho, porque respeto el Derecho y a los profesionales de la judicatura lo bastante como para saber que lo que opinamos desde fuera suele ser a menudo gratuito y sin fundamento. Quizá haber estudiado Derecho, años ha, me produce el santo temor de pronunciarme sobre estas cosas como si estuviera, cerveza en mano, apoyada en la barra de un bar. O lo que es lo mismo, tuiteando lo que debe hacer y lo que no debe hacer el juez Llarena.

Sigo leyendo lo que dijo el Sr. González, sabedora que los titulares los carga el diablo y, sin estar de acuerdo en lo fundamental, creo que puede llevar a una reflexión positiva.

“Cuando perdemos vamos a que lo resuelvan los jueces”, dice el expresidente. Con todos lo matices que tiene la frase y su contexto, dice una verdad como un templo: una vez que los políticos han permitido que se llegue hasta aquí, son los jueces los que tienen que resolver y juzgar los hechos.

Es digno de elogio que el Sr. González utilice la primera persona del plural: “cuando perdemos”. Sí, porque él es uno de los responsables de que la política española haya perdido frente al independentismo y se haya llegado a este punto que él llama “judicialización de la política” y que, en realidad, consiste en juzgar hechos presuntamente delictivos llevados a cabo por los profesionales de la cosa -política-, delimitando responsabilidades y aplicando el castigo -si procede- que contempla la ley.

Pero sí, la política ha fracasado. Gracias a los gobiernos del PSOE y del Partido Popular en estos años, el Estado no sólo no se ha defendido frente al avance del independentismo, sino que lo ha favorecido, lo ha financiado y ha permitido repetidamente que se incumpla la ley mirando para otro lado. Tiene toda la razón. Desde la posición de privilegio que se le ha dado al separatismo, éste se ha crecido y se ha visto imparable.

Afortunadamente, todavía podemos decir que el Estado no ha perdido, porque el poder judicial es Estado también. Así que sigo apostando por el cumplimiento de la ley, sin pensar si beneficia o no a un partido o a otro o si en lo moral, los procesados son redimibles o no. Da igual. La clase política española se he revelado inútil a lo largo de estos años, al dejar crecer el monstruo. Visto que no aprende, dejemos actuar a los jueces en libertad.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s