La Generalidad prostituida. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

“Yo los palacios asalté, yo a las cloacas bajé, los reglamentos escarnecí, las leyes violenté, los usos democráticos ignoré, y en todas partes dejé recuerdo amargo de mí, podrían decir los separatistas si Don Juan Tenorio no les produjese excesivo rechazo…”

Por si algunos no lo saben, la Generalidad de Cataluña no es solo el gobierno de dicha comunidad autónoma. Es por así decirlo toda la estructura política y administrativa de la autonomía catalana. Si Cataluña fuera un estado independiente, ese “Estado” se llamaría Generalidad de Cataluña. En otras palabras: el parlamento catalán también forma parte de la Generalidad.

Quizá alguien albergaba la esperanza ingenua de que el golpe de estado contra la democracia constitucional española urdido por los separatistas catalanes y con tantas terminales mediáticas y políticas fuera de Cataluña hubiese concluido con la aplicación del 155. Nada más lejos de la realidad. Ni por un momento los golpistas han cejado en su empeño, y lamentablemente las elecciones de diciembre pasado les dieron un renovado soporte electoral. Lo cual por cierto, y conviene recordarlo, ni convalida la ilegalidad de lo actuado ni puede servir de eximente, ni siquiera de atenuante, para los gravísimos delitos cometidos.
Digamos que tras el aparente huracán que los separatistas intuyeron que se les venía encima el día en que el Sr. Rajoy destituyó al gobierno en pleno de la Generalidad, los golpistas se cobijaron bajo las piedras unos cuantos días, hasta constatar con asombro que las estructuras del golpe permanecían intactas, que sus fuentes de financiación seguían incomprensiblemente manando cuantiosas y que, en realidad, continuaban controlando la mayor parte de los resortes del poder, excepción hecha de los más vistosos, los cargos de relumbrón del gobierno autonómico.

Luego, sí, vino la justicia con su espada afilada y empezó a repartir mandobles en forma de autos judiciales que permiten vaticinar un futuro poco halagüeño para toda una serie de personajes que vivieron durante lustros en la creencia de una perfecta impunidad, nadando en la abundancia de unos presupuestos inagotables para los fines separatistas (aunque hubiese que recortar en todo lo demás) y ungidos además por un aura de rebeldes absolutamente incompatible con sus trayectorias vitales, esencialmente funcionariales y vinculadas al pesebre político nacionalista, probablemente uno de los más endogámicos y corruptos de Europa.

Así que, como los caracoles tras la lluvia, volvieron a asomar la cabeza, a comprobar que sus coches oficiales y sus generosos sueldos (los mayores de España, a tal punto llega el expolio) seguían ahí. Y sobre todo sus medios de comunicación, su cuerpo policial amaestrado y sus hordas de opinadores subvencionados. Todo ello, unido a la inapreciable ayuda del gobierno de la nación en forma de titubeos, vacilaciones y errores de bulto como la lamentable imagen de las actuaciones policiales del uno de octubre, les ha animado a volver a la carga. Y desde entonces y hasta la fecha viven en un microcosmos absolutamente artificial, una especie de show de Truman político en el que cualquier instrumento jurídico, político, democrático o parlamentario puede ser retorcido hasta la obscenidad, porque la institución de la Generalidad ha quedado totalmente prostituida en manos de quienes dicen defenderla frente a las inexistentes agresiones y amenazas externas.

Yo los palacios asalté, yo a las cloacas bajé, los reglamentos escarnecí, las leyes violenté, los usos democráticos ignoré, y en todas partes dejé recuerdo amargo de mí, podrían decir los separatistas si Don Juan Tenorio no les produjese excesivo rechazo (aunque quién sabe: tal vez algún historiador de cámara ya haya descubierto la ascendencia catalana de Zorrilla). Nada han dejado por tocar, y la última intentona por arruinar el escaso prestigio que le queda a la institución es la propuesta de designar al lúgubre Turull como candidato, a toda velocidad, horas antes de que el Supremo le procese y quién sabe si hasta encarcele. Creemos un nuevo mártir, intentemos por todos los medios poder exhibir a un presidente de la Generalidad, el que sea, encarcelado por los malvados magistrados de Madrid. Turull, te ha tocado.

La prostitución de una institución, entendida como la disposición a utilizarla como sea necesario, aun quebrando su historia y su buen nombre, en pos de un objetivo que ya es solo la permanente y desesperada huida hacia adelante, la busca incansable del “cuanto peor, mejor”, la generación de una tensión que resulte insoportable… Esos y no otros son los fines del separatismo: lograr que el enfrentamiento se materialice en todos los ámbitos. Sí, en todos: incluso en la calle si es posible. Solo la violencia atraería el foco internacional sobre el patético espectáculo de la región más rica de España disfrazándose de “patria opressa”.

Volvamos al Tenorio para despedirnos:  “imposible la habéis dejado, para vos y para mí”. Escarnecida, burlada y humillada. Imposible para ellos e imposible para los ciudadanos catalanes que solo aspiraban a seguir disponiendo de una amplísima autonomía como la que tenían, para desarrollarse y prosperar económica y humanamente. Así está quedando la Generalidad tras el paso de estos burladores infames.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s