Política y ruido. Por Carmen Álvarez

 

Llevo días, semanas, meses o años no sé, con exceso de trabajo y apenas tengo tiempo para leer detenidamente sobre la actualidad política diaria.

Me interesa muchísimo la política porque, al fin y al cabo, gran parte de nuestra vida tiene que ver con ella: aquello que se hace con nuestros impuestos, cómo se estructura el Estado, el modelo de educación, si hay dinero para las pensiones, los datos del paro, el funcionamiento de la sanidad, el modelo energético, infraestructuras… Todas aquellas cosas que deben administrar los  políticos, todo lo que debería ser su única ocupación me importa porque todo, de una u otra forma, me atañe a mí, a mis padres, a mi hija, a mi familia o a la empresa en la que trabajo. Todo.

La actividad política es o debería ser apasionante. Es el arte de administrar los recursos con los que se cuenta, de crear, de intervenir, de no intervenir, de construir en una dirección u otra. Es el arte de las posibilidades. Pero de eso apenas oigo hablar. Por eso, dedicar un minuto al día para seguir las declaraciones de unos u otros es una pérdida de tiempo que no me puedo permitir. Sería como dedicar mi tiempo libre a oír ruido en lugar de escuchar música.

No prestar atención a lo cotidiano no me impide ver que España necesita urgentemente que se haga política. Lo que llamarían los pedantes: política con mayúsculas. Y cada uno de nosotros como sujetos políticos que somos estamos en la obligación de pedirlo, de exigirlo. Cuando me manifiesto en la calle, cuando escribo, cuando hablo, no lo hago como alguien ajeno a “la política” por el hecho de no estar afiliada a un partido, sino porque tengo el deber y el derecho de involucrarme en lo que sucede en mi nación. Pero hemos cedido ese terreno a los profesionales de la cosa. Nos hemos permitido el lujo de limitarnos a votar o no votar.

Mientras en España se agranda la brecha que amenaza la estructura de la nación, lo que hacen nuestros representantes es decidir si se alisa la pared para que quede más bonito y ganar votos, o se deja el gotelé. Mientras ellos discuten sobre sus rencillas partidistas con el objeto de preservar o alcanzar el poder, España se va agrietando cada vez más y amenaza derrumbe.

Tenemos Cataluña ingobernada -con el peligro de que cuando se forme gobierno sea aún peor el remedio que la enfermedad-, los nacionalismos avanzando y rompiendo España en Valencia, Baleares, Navarra, Asturias, Galicia, Andalucía… de las vascongadas ni me pronuncio porque la han tomado. El nacionalismo no construye nada, destruye todo para vivir en una ficción. Aun así, los grandes partidos no son capaces de unir esfuerzos para acabar con el adoctrinamiento en las escuelas , derribar las barreras artificiales y las desigualdades que el estado autonómico ha creado y eliminar las redes clientelares que cada comunidad ha tejido a lo largo de cuarenta años. No es falta de capacidad – aunque no van sobrados- es falta de voluntad, porque los partidos nacionales perderían la posibilidad de pactar con aquellos que tienen como objetivo romper España a cambio de cuatro años de poder.

Esto me recuerda al refrán: “guárdeme mi padre, guárdeme mi madre, si no me guardo yo, no me guarda nadie”. Más vale que dejemos de delegar todo en los profesionales de la cosa y salgamos a exigir lo que nos conviene. No hacerlo es eludir nuestra responsabilidad sobre la herencia que le vamos a dejar a nuestros hijos. Porque al fin y al cabo, la patria es la herencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s