Los desarraigados. Por Josep Danon @DanonJosep

“… si eres de Cornellá no eres catalán de los buenos, no eres “pata negra, puedes ser un sucedáneo, un apéndice molesto, pero ser catalán está reservado a los ortodoxos, a los que son “cosher”, a los que cumplen los mandamientos. Ser de Cornellá para Piqué es una tara”.

En el mundo del fútbol, lo que menos debe extrañar a nadie es como cada jugador pueda celebrar sus goles o los de sus compañeros.

Se ha visto  de todo. Desde  saltos, piruetas y gestos de todo tipo,   hasta coreografías, alegorías, o escenificaciones individuales y colectivas.

No debe resultar ofensivo, por consiguiente, una explosión de alegría, una muestra de euforia, o incluso, una reivindicación de respeto. En ese contexto, pedir silencio a la grada debiera ser un gesto que, aunque nada agradable,  pasaría desapercibido en la mayoría de las ocasiones.

Este no es el caso, sin embargo,  de Gerard Piqué Bernabéu, el excelente y polémico futbolista del FC Barcelona, quien en el derbi  local del pasado domingo dedicó unos maravillosos “cuernos” a la afición perica, según puede verse en la fotografía que encabeza este artículo,  camuflados bajo forma de una supuesta  petición de respeto o  silencio al Respetable.

Si la actuación de Piqué Bernabéu se hubiera limitado   a esa salida de tono, hubiera podido quedar disculpada por la calentura del momento y seguramente no hubiera tenido la trascendencia que finalmente se le ha concedido  desde la afición españolista.

Pero no, el inefable Piqué ha tenido que ir más allá, como siempre que abre la boca, y  lejos de disculparse o de relativizar los hechos, ha decidido utilizar la atalaya que le concede ser uno de los jugadores franquicia del Otro Club de la Ciudad, para dejar huella de su bajeza humana.

Hablo del lado humano de Piqué Bernabéu, por supuesto, puesto que su perfil público es sobradamente conocido:   hijo de un matrimonio acomodado de la alta burguesía catalana, multimillonario, casado con una  diva multimillonaria, jugador profesional de póker en sus ratos libres, y aspirante a futuro presidente de un Club que, como él, se ha mostrado públicamente a favor de la independencia de Cataluña.

La vida le ha tratado muy favorablemente  en el terreno personal y profesional, y  su aura de éxito lo ha convertido en  un referente para muchos miles de jóvenes,  adolescentes y niños seguidores del equipo  blaugrana.

Pero Bernabéu no ha sabido ni digerir su éxito, ni representar los valores de humildad, ética y honradez que debe irradiar cualquier deportista de élite.

Lo demostró ya en su día burlándose públicamente de colegas de profesión, como ocurrió en el caso del madridista Arbeloa, al que llegó a calificar de “cono”, y otras permanentes alusiones a  compañeros de la Selección y rivales futbolísticos.

Y lo ha vuelto a demostrar, esta vez con mayor infortunio, con sus declaraciones post partido, al referirse a su rival ciudadano como un club  “desarraigado”, por el mero hecho de tener un estadio de fútbol ubicado a caballo de los términos municipales de Cornellá y El Prat de Llobregat (dos ciudades  de la periferia barcelonesa habitadas mayoritariamente por familias humildes y trabajadoras), y por hallarse dirigido en la actualidad por ejecutivos de nacionalidad china.

El tono despectivo con que Piqué emitió esas declaraciones no ha pasado desapercibido para los habitantes de las  localidades aludidas.   El menosprecio al Club  Periquito se ha convertido en ofensa a sus habitantes.

Piqué Bernabéu reparte carnets de arraigo, de la misma manera que sus referentes políticos han venido repartiendo carnets de catalanidad.

Se trata del mismo procedimiento y de las mismas personas: para ser digno de arraigo en una ciudad hay que ser del FC Barcelona, de la misma manera que, para ser considerado catalán,hay que hablar catalán,y ser independentista.

El mensaje independentista se ha nutrido de tópicos clasistas, xenófobos y supremacistas. Piqué, embebido de este ideario,  recoge el guante y usa el mismo discurso  para menospreciar a su rival ciudadano.

Para ello tiene a su disposición la Institución y los medios de comunicación. No en vano el FC Barcelona ha tenido y tiene un tratamiento privilegiado en los medios públicos y privados catalanes, de la misma manera que el independentismo ha crecido al amparo de los medios públicos y subvencionados.

El mensaje independentista  ha sido creado, acogido y exaltado especialmente desde los sectores más burgueses y acomodados de Cataluña, incitado desde el Poder y jaleado desde los medios subvencionados.

Pero los sectores más modestos de la población, aquéllos cuya prioridad es ganarse el pan de cada día, y en especial  aquéllos que tiende a informarse en lengua castellana, no han sido proclives al Mensaje. Por eso es necesario estigmatizarlos.

Sólo hay que ver el  reparto local y  comarcal del voto en estas últimas elecciones autonómicas para comprobar que el independentismo no prospera en los entornos obreros, o  en aquéllos en que el catalán no es la primera opción de comunicación.  Verbi gratia, no prospera en Hospitalet, en  Santa Coloma, en Rubí, en Viladecans, en Cornellá, o en el Prat de Llobregat, por citar algunos ejemplos.

Ergo si eres de Cornellá no eres catalán de los buenos, no eres “pata negra, puedes ser un sucedáneo, un apéndice molesto, pero ser catalán está reservado a los ortodoxos, a los que son “cosher”, a los que cumplen los mandamientos.  Ser de Cornellá para Piqué es una tara.  ¿Van ustedes pillando el silogismo del personajillo y su utilización por los medios del Régimen?

Nos queda la esperanza de que el tiempo pondrá a cada cual en su sitio. El “proyecto de hombre” Piqué Bernabéu heredará un club en claro retroceso social debido sus aventuras políticas. La prueba está en los bajos niveles de asistencia en los últimos partidos de liga en el Camp Nou, casi coincidiendo con el fin de la aventura soberanista y la utilización del estadio como ventilador de las consabidas reivindicaciones políticas.

Todo lo dicho deja de manifiesto que no por ser un hombre de éxito se es necesariamente una buena persona, y que no hay mal, ni malo, que cien años dure.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s