Series: “RIVER”. Por @opicar

“RIVER” o la manera de convertir una miniserie televisiva en una joya gracias a su reparto.

“RIVER” es una miniserie inglesa que podéis encontrar en Netflix, consta tan solo de seis capítulos, lo que la lleva a una duración de apenas seis horas, es perfectamente clasificable dentro del género policiaco con todos los aditamentos clásicos de dicho género, si bien encierra alguna peculiaridad que reseñare más adelante.

river 2

 

A mi modesto entender, lo realmente señalable de la serie es su reparto de actores, lo que los eruditos en la materia llaman casting, desde el primero al último de los actores que protagonizan la historia son absolutamente creíbles, tengan o no mayor presencia en la serie, todos y cada uno de ellos dan una credibilidad absoluta a su personaje, están sencillamente colosales e integrados en su papel a la perfección.

Mención aparte dentro del excelente trabajo de actores merece el sueco Stellan Skarsgard, quien protagoniza la serie dando vida al policía River, me ahorraré buscar calificativos para su interpretación pues la lista se haría interminable, tan solo apuntaré que es lo mejor que he visto en muchísimos años, su sola actuación justifica con creces el visionado de la serie.

Skarsgard da una lección magistral de interpretación huyendo de gesticulaciones innecesarias y de histrionismos, bien al contrario, salvo en contadas escenas, su actuación casi no precisa de texto, su solo rostro nos lleva a entender claramente en cada momento de la historia su estado emocional, aquello que siente el personaje.

El guión como ya ha quedado dicho se corresponde con un relato policial de corte clásico, pero que toca de manera tangencial temas como la inmigración, la corrupción judicial o los secretos familiares inconfesables, y donde la ciudad de Londres de alguna forma se convierte en un protagonista más de lo contado.

La peculiaridad a la que me refería con anterioridad estriba en que River en ciertas escenas habla y dialoga con muertos, así es, por extraño que pueda parecer, pero esos diálogos engranan en el guión de forma natural, y nos ayudan a ponernos en la piel de River, a comprender su soledad y sus demonios.

Al fin y al cabo quién no está solo, quién no habla con muertos.

Todos estamos solos, con nuestras dudas, con nuestras certezas, con nuestros miedos y con nuestros infiernos, no podría ser de otra manera, por la sencilla razón de que son nuestros, tan solo nuestros, de nadie más.

Por otra parte, todos dialogamos con nuestros muertos, seamos o no conscientes de ello, en ocasiones esos diálogos nos humedecen los ojos haciendo que alguna lágrima indiscreta resbale por nuestras mejillas; en otras ocasiones nos hacen esbozar una sonrisa cargada de nostalgia, necesitamos de esos diálogos, tal vez para que nuestros muertos estén menos muertos.

Por último, y no me importa ser reiterativo, haceros el favor de no perderos la interpretación de Stellan Skarsgard, una maravillosa e irrepetible obra de arte.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s