Todo sigue igual… o no. El día después del 21D. Por Daniiel Brand @DaniielBrand

“…la victoria de Cs tiene mucho más valor del que a simple vista pueda parecer. Y es que en países como Francia o Estados Unidos, Inés Arrimadas ya sería presidenta”.

En nuestro país suele decirse que todos los partidos ganan las elecciones. Y eso es, como tantas otras cosas, algo en lo que catalanes y resto de españoles somos muy parecidos: aquí nadie ha perdido, o lo que es lo mismo, todos han ganado.

Por un lado, Ciudadanos ha hecho historia ganando con holgura las elecciones, tanto en votos como en escaños (lo primero estaba descontado para algunos pero lo segundo no salía ni en las encuestas más optimistas). Y lo ha hecho con contundencia, de forma destacada sobre la JxC del prófugo de la justicia Fuigdemont y la ERC de la señora de los muertos en la calle.

Por otro, el independentismo sube en votos (debido al aumento de la participación, de ahí que mantenga un porcentaje de apoyos similar al de 2015) y en escaños, repitiendo mayoría absoluta en el Parlament. Al bloque soberanista le basta con una abstención de las CUP (con 4 escaños) en segunda votación de investidura ya que JxC (34) más ERC (32)suman 66 escaños frente a los 65 que sumarían los votos en contra de Cs (37), PSC (17), los Comuns – Podemos a la catalana (8) y PP (3).

Así que, como decíamos, todos ganan. Bien, todos salvo los catalanes, que seguimos partidos por la mitad, y las CUP, Podemos y el PP, que pierden apoyos. Pero incluso en la derrota hay diferencias: las candidaturas de unidad popular se dejan más de la mitad de los escaños que obtuvieron el 27S pero vuelven a ser decisivos para sellar el pacto independentista. El histórico batacazo del PP es inversamente proporcional a la histórica victoria de Ciudadanos y Podemos es un partido totalmente irrelevante en Cataluña, mal que le pese a la señora de las agresiones sexuales del 1-O: alcaldesa, olvídese de presidir la Generalitat con estos pobres resultados de su partido en Cataluña. En su ciudad, Barcelona, así como en las diez ciudades con mayor población (Hospitalet, Badalona, Tarragona, Lérida, Cornellá, Terrassa, Sabadell…), Ciudadanos ha arrasado. Es lo que tiene defender desde el primer momento la legalidad vigente y la aplicación del 155, ¿lo ve, Inmaculada?

Pero como seguramente a estas alturas todos sabréis, los catalanes también tenemos nuestros hechos diferenciales; de no ser así, no seríamos catalanes auténticos. Por eso, y porque nos gusta llevar la contraria al estado español opresor, en Cataluña la verdadera jornada de reflexión es hoy, 22 de diciembre, y no el miércoles pasado. Sí, todavía cuesta creerse que el día después de unas elecciones no sea un lunes sino un viernes. Cosas de la retranca gallega.

Y hablando del rey de Roma y sus acólitos. Si alguien se pensaba que tras las elecciones convocadas por don Mariano se podría formar un gobierno alternativo unionista en Cataluña, presidido por Arrimadas o Iceta (que siempre fue la opción preferida de un PP que ya no existe en tierras catalanas y cuya culpa no es de Albiol sino de Rajoy), es que no ha entendido cómo los partidos independentistas han logrado tantos apoyos. De la misma manera que ellos han tardado tres generaciones en declarar la República catalana de forma unilateral, serán necesarias otras tres generaciones más para revertir la situación.

Ha quedado claro, como algunos ya advertimos en su momento, que un par de meses de artículo 155 mal aplicado en Cataluña no son la solución a nada. Ellos llevan 35 años adoctrinando en las escuelas, controlando ocho canales de televisión y otros tantos de radio, redactando editoriales únicos, subvencionando a los medios privados a cambio de apoyos ideológicos, enseñando una historia de Cataluña y España totalmente falsa y educando en el odio hacia el resto de España. ¿De verdad alguien pensaba que el 155 era la medicina que curaba todos los males de Cataluña, así, de golpe, como quien tiene dolor de cabeza y se toma una aspirina?

Rajoy se jugó Cataluña a las elecciones y la ha perdido. Aún peor: ha logrado que Cs, que empieza a ser un rival de entidad de cara a unas elecciones generales, se posicione frente al resto de España como un partido con capacidad de gobernar, no una mera muleta o partido bisagra, porque ya ganan elecciones. Y de qué manera.

Habrá quien piense que todo sigue igual, que todos los esfuerzos realizados, que su propio voto constitucionalista… no han servido para nada. Que volverán a gobernar los mismos. Que el procés tiene visos de durar una eternidad. Que no hay manera de terminar con esta pesadilla. Y quien piense así tiene razón pero tampoco debemos olvidar algunas cosas importantes.

La ley electoral actual es la que es. En Cataluña no tenemos ley electoral propia, nos regimos por la española y ni PP ni PSOE están por el cambio. Ya sabéis cómo va esto: en este país se necesitan dos tercios de la cámara para modificar la ley electoral pero basta con la mitad más un voto para declarar la independencia de forma unilateral. Basada en circunscripciones, la ley actual implica que conseguir un escaño en Barcelona o Tarragona sea mucho más difícil que en Lérida o en Gerona. Y parece estar diseñada a medida para los nacionalistas: la CiU del “español del año” según ABC y “grande de España” según Godó, Jordi Pujol, ganaba al PSC en los mismos feudos donde hoy los soberanistas han sido los más votados: la Cataluña interior y rural.

Además, parte de la sociedad catalana está enferma, por no utilizar otro calificativo menos amable, gracias a la ideología nacionalista que aquí todo lo impregna. Sólo así se explica que tras el éxodo de empresas, capitales e inversión y después de la violación de todas las leyes habidas y por haber, incluidas las del propio Parlament, el soberanismo no pierda apoyos. Que ayer el propio presentador de TV3 saludara al candidato de JxC con un “bona nit, President explica muchas cosas.

Y por último, la victoria de Cs tiene varias implicaciones más allá de poder formar o no gobierno. En la escena internacional, el titular es que un partido unionista ha ganado las elecciones en Cataluña después de que los soberanistas declararan la independencia. En clave catalana, ciertos personajes se abstendrán de usar eso de “el poble de Catalunya” como si todos fuéramos independentistas. Y en clave nacional (nacional de España, no como lo que TV3 y la escuela catalana entienden por nacional), catapulta al partido naranja hacia lo que muchos llaman voto útil.

Pero miremos las cosas con perspectiva. La verdadera victoria no fue la de Arrimadas ayer sino la del millón de catalanes que salimos a las calles, por dos veces, en el mes de octubre. Aquello fue totalmente disruptivo, descolocó al Matrix independentista, a toda esa gente que sólo ve TV3 y luego no entiende qué ocurre en el mundo real, y forjó lo que Albert Rivera, en mi opinión con acierto, llama el espíritu de Barcelona. Por eso la victoria de Cs tiene mucho más valor del que a simple vista pueda parecer. Y es que en países como Francia o Estados Unidos, Inés Arrimadas ya sería presidenta. Claro que, también, en países como Francia o Estados Unidos sus contrincantes la hubieran felicitado por haber ganado las elecciones, no como aquí, cosa que demuestra que Cataluña cada vez se parece menos a Francia y más a Bélgica. No sé por qué será.

Y amigos, no lo olvidéis: hoy, 22 de diciembre, ¡ha vuelto a salir el sol!

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s