Podemos y el separatismo. Por Carmen Álvarez

“… un elemento tan distorsionador como el independentismo en estos momentos puede ser un buen aliado para la consecución de su único fin:  conquistar el poder”.

 

A lo largo de estos años, Podemos ha pasado de ser el centro de atención del panorama político español para más tarde ser considerado un partido más dentro del arco parlamentario  y, actualmente, ser una formación en declive. Pero no olvidemos que fue un dolor de cabeza para  buena parte de la sociedad española, que asistió aterrorizada a su meteórico ascenso. No era para menos, en las primeras elecciones generales del 20 de diciembre consiguió, con un casi impecable vestido socialdemócrata  y antes de fagocitar a Izquierda Unida, la friolera de sesenta y nueve escaños y la amenaza del Frente Popular planeó sobre nuestras cabezas hasta el último momento.

Llegada la campaña para las segundas elecciones y habiendo engullido literalmente a la formación de Garzón -ese muchacho que fue dibujado con aspecto de buen seminarista pero que dice ser comunista hasta la médula- Podemos agudizó todavía más su discurso socialdemócrata sin rubor alguno. Pero cualquiera que haya seguido la trayectoria de su líder está ya advertido de que Iglesias no tiene absolutamente ningún problema en disfrazarse de lagarterana si con eso consigue su objetivo. Lo que él mismo llamó “jugar con nuevas identidades que puedan abrir el campo”.

En Pablo Iglesias se cumple perfectamente la máxima de que el fin justifica los medios. Basta como ejemplo recordar que no ha tenido reparos en hacer su programa “La Tuerka” en una televisión iraní, ni siquiera en decir públicamente que a los iraníes les interesa que se extienda la izquierda radical en Europa porque eso “afecta a sus adversarios”, y me temo que el adversario de Irán es lo que queda de la cultura occidental y eso no es algo que importe a Iglesias. En ocasiones, su sinceridad es tan abrumadora como su falsedad.

Pero el deseado “sorpasso” no sólo no llegó sino que, a pesar del retroceso del PSOE, Podemos consiguió sólo dos escaños más que el 20 de diciembre sin Izquierda Unida. Desde entonces la formación, como todo partido político que no obtiene los resultados esperados, inició su descenso a los infiernos. Conflictos internos en varias agrupaciones, la polémica gestión de los ayuntamientos del “cambio”, escándalos de acoso sexual en las bases, hasta llegar a una división seria que se dirimió en febrero de este año en su segundo congreso con la victoria de Iglesias sobre su segundo, Iñigo Errejón. Su democracia asamblearia siempre acarrea la purga interna correspondiente.  De hecho, su bancada en el Parlamento, con las subidas y bajadas en los sillones de unos y unas y otros y otras,  es todo un reflejo del devenir de los afectos y desafectos del líder.

Llegados a este punto, con las encuestas en contra, y una vez podemizado el PSOE –por mucho que Sánchez se vista de estadista los lunes por la mañana- está claro que Podemos necesita encontrar otra vía de agua en cualquier parte para hacer su trabajo, que consiste en hacer la brecha más grande y profunda para pescar allí nuevos votos. Según palabras de Iglesias, “cuando los comunistas han tenido éxito es en momentos de excepcionalidad, de crisis”. Si la crisis económica sirvió como catapulta de su éxito y el descontento general su principal caladero durante estos años ¿dónde encontrar ahora un sentimiento de insatisfacción lo bastante hondo para alimentarse? En España encontrar un hábitat así es sencillo, basta con mirar hacia Cataluña, País Vasco y al más pequeño en porcentaje de voto, pero no en radicalismo, nacionalismo gallego, los lugares donde los podemitas han conseguido el adelantamiento al PSOE.

Me sorprende que hoy ABC abra con la noticia de que Podemos se ha entregado al independentismo. Nunca se ha entregado, pero siempre ha colaborado con él. Por poner un ejemplo entre cien: ¿recuerdan cuando Iglesias se comprometió a ayudar a Homs en su trayectoria judicial y por supuesto, apoyar el referéndum? ¿Por qué ahora hay quien se asombra de que recurra ante el Constitucional el artículo 155? Sorprendente es, y mucho, recurrir ante este Tribunal un artículo de la propia Constitución, pero no la colaboración de Podemos con el nacionalismo.

La pregunta pertinente sería, en todo caso, qué saca la formación populista -que no comunista- de esta estrategia de apoyo al separatismo. Sólo cabe una respuesta: la situación catalana constituye en sí misma toda un torpedo en la línea de flotación del Estado.

Por eso, la formación radical siempre ha apoyado el derecho a decidir de los pueblos y su relación con la izquierda independentista vasca ha sido de admiración y camaradería. Pero sería un error creer que a Iglesias le importa realmente el derecho a decidir de los pueblos.  Simplemente es un medio más del que servirse para debilitar a sus enemigos políticos a nivel  nacional. Máxima política del populismo es “dar a la gente lo que pide”, y si hay demanda de autodeterminación ahí estará Podemos. Está claro que un elemento tan distorsionador como el independentismo en estos momentos puede ser un buen aliado para la consecución de su único fin:  conquistar el poder.

La conclusión es sencilla: la amistad entre populistas de izquierda e independentistas es fructífera –aunque no se fíen los unos de los otros- porque ambos buscan lo mismo: la debilidad de España. Unos para “implantar el socialismo” y otros para destruirla.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

2 comentarios en “Podemos y el separatismo. Por Carmen Álvarez”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s