Intelectualidad 2.0. Por Carmen Álvarez

Hay días en los que un comentario, un artículo o un simple tuit te da la misma vida. Sin ir más lejos, esta mañana he leído este tuit de Juan Carlos Monedero: “Fui el primer expediente de mi promoción, llevo 6 ediciones del libro sobre la Transición y 14 de otro sobre democracia, estudié en Alemania, invitado 2 veces a hablar en la ONU, titular de Universidad, 25 años de experiencia. Dice el PP que no le valgo”.

Qué grande es Monedero. No se deja ni un topicazo de lo que, probablemente, mi amigo Iván Vélez calificaría como intelectualidad 2.0. 

En primer lugar, me encanta que el polintelectual Monedero nos informe de su buen expediente académico. Fue el primero de su promoción. No lo voy criticar, ya les hubiera gustado a mis padres que yo hubiese estado entre los cien o doscientos primeros lugares de la mía. Pero como soporte de valía le veo algunos fallos. En una carrera puedes estudiar mucho, estudiar poco o estudiar de forma irregular, es decir, pegarte una paliza de codos cuando llegan los exámenes y aprobar, incluso sacar buena nota. Pero el hecho de acumular muchos datos en el cerebro no implica necesariamente que los entiendas o que te hagan más sabio. Se puede producir el terrible caso de la datofagia que decía Ortega, que interpreto como una indigestión de conocimiento. El sujeto acumula una gran cantidad de ideas en la cabeza, pero no las metaboliza correctamente. Es como el que toma mucha leche -alimento sano donde los haya- pero no le cae bien la lactosa.

No hay que ir muy lejos para ver otro ejemplo similar, también en su formación política. Creo recordar que cuando le preguntaron a Iglesias sobre la cualificación de Irene Montero para ser portavoz del grupo en el Congreso, contestó que había sacado un 9 (entiendo que sobre 10) en un máster. ¡No me digan más! Pues entonces muchos de nosotros podemos ser, no ya portavoces en el Parlamento, sino presidentes del gobierno.

Nuestro amigo Juan Carlos continua explicando que lleva 6 ediciones del libro sobre la Transición y 14 de otro sobre democracia. Eso son muchos libros vendidos, sin duda. Pero tampoco me vale el hecho de haber escrito un libro o veinte y que se haya vendido mucho, como argumento demostrativo de su sabiduría. No soy de las que rechazo los best-sellers. El Quijote lo es, afortunadamente. También lo es Barbara Cartland, autora de éxito de novela romántica que escribe -en mi opinión- auténtica bazofia rosa. Y créanme que sé de lo que hablo porque trabajé semana y  media en una editorial de novelas románticas y me leí algunos libros de la buena mujer. Lo cual me lleva a colegir que tener éxito de ventas no es señal, necesariamente, de excelencia. Lo deseable es que lo que escribimos o leemos tenga una mínima calidad. Pero en estos tiempos tendemos a medir la cultura al peso. Y si lo que oigo a Monedero sobre democracia es lo que dice en sus libros -cosa que supongo-, no le ha aprovechado en nada el conocimiento, quizá porque su sectarismo es tan fuerte que le impide sacar conclusiones correctas de lo mucho que ha estudiado.

Mi Juanqui, que diría mi Ignacia de Pano, dice que ha estudiado en Alemania. Otro alarde del intelectual 2.0. Cuando los argumentos escasean proceden a señalar en el mapa el origen de los mismos. Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos: lo que viene siendo el extranjero. Porque en su cateta mente dan por sentado que todo lo que no es español es mejor. El hecho de ser extranjero es bueno en sí mismo. No cabe duda de que estudiar fuera del país natal tiene infinidad de cosas positivas, como aprender otro idioma y conocer  mundo, pero no implica que la calidad de la enseñanza sea mejor. Tampoco significa lo contrario. Lo bonito es cómo se les llena la boca cuando lo dicen: ” estudié en la University of Virginia College at Wise”, que lo mismo sería decir -es una hipótesis- “estudié en una universidad perdida de la mano de Dios en Estados Unidos”. Da igual que no la conozca nadie, ¡es extranjera!

Juan Carlos ha hablado dos veces en la ONU. Efectivamente, en el año 2015 fue invitado a la Comisión sobre Derechos Humanos de la ONU. No tengo mucho que decir al respecto. ¿De Derechos Humanos? ¿Perdón? Sí, de Derechos Humanos. Por otro lado, no puedo relacionar aquí la cantidad de personajes absurdos que han hablado en la ONU por falta de tiempo y por buen gusto.

Por último, aduce Monedero que lleva 25 años siendo titular en la Universidad. Que me perdonen, pero no sé hasta qué punto en su caso es para presumir. En fin, que Juan Carlos Monedero tal y como lo definió Pablo Iglesias cuando aceptó su dimisión “es un intelectual que necesita volar”. Porque el intelectual 2.0 no vive como los demás mortales, vuela.

Lo que no tengo ni idea es por qué se queja de que el PP – el partido más corrupto de la historia del mundo – no lo quiera. Empiezo a pensar que ser intelectual 2.0 es una servidumbre dura de llevar.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s