El gobierno de los piernas. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

“Así, al Govern le sobran piernas. Le falta todo lo demás: dignidad, valentía, responsabilidad, cordura, sensatez, honestidad… Pero decididamente no le faltan piernas”.

 

Por si algún indepe me lee, cosa poco probable, y por si, dado ese caso, lo desconociese, cosa más probable, en español “ser un piernas” viene a significar ser un don nadie, sin categoría ni fortuna.

Miren esta foto:

Por sí sola debería bastar para que cualquiera en su sano juicio desertase de apoyar un proceso, independentista o de cualquier índole, encabezado por esta deprimente cuadrilla.

Empiecen por donde quieran. La señora de la izquierda que ha venido con las sandalias del pescador. El bien plantado Romeva que combina, es un decir, un traje casi negro con zapatos marrón claro. Junqueras, que se ha calzado las wambas de ir a buscar bolets. El presidente, a quien alguien debió decir un mal día que sus homólogos del Elíseo vestían siempre muy oscuro y el hombre, ni corto ni perezoso, se calzó un traje de camarero de bodas, bautizos y comuniones color ala de mosca del que ya no se ha desprendido jamás. Turull a su lado, con esa cara de Beria de la Garrotxa, emulador de su amo en el color fúnebre del traje. Detrás, el otro elemento del binomio de los “-ull”, el tal Rull, que siempre parece estar riéndose de alguna travesura o tal vez de sus incautos votantes. Y qué decir de las dos cariátides que completan la primera fila. Me abstendré de calificarlas, que luego me meto en jardines de difícil salida. No me extiendo: lúgubres, siniestros, tristes, mediocres, cutres, tan deprimentes como un bon cop de falç entonado a media voz.

Y dirán ahora ustedes: vale, sí, pero ¿y lo de “piernas”? Verán: fíjense en las wambas de Junqueras y los zapatos de Puigdemont. Justo en medio, detrás de ellos, hay una pierna sin dueño, una extremidad sin cabeza, salvo que asumamos que en el panorama paranormal catalán tener tres piernas es normal. En ese caso, el agraciado sería Rull (quizá por eso se ríe siempre).

Pero no: resulta que el Govern Legítim, Únic, Sacrosant i Autèntic de Catalunya tiró de foto de archivo, dada la dificultad operativa que suponía juntar para el retrato a presos y exiliados. Y en la foto elegida, última que se hicieron con ocasión de la enésima jornada histórica, aparecía Santi Vila, traidor a la causa que eludió la cárcel con exigua fianza por haberse apeado del tren cinco minutos antes de llegar a la estación.

Así, al Govern le sobran piernas. Le falta todo lo demás: dignidad, valentía, responsabilidad, cordura, sensatez, honestidad… Pero decididamente no le faltan piernas.

Es, literalmente, un gobierno de piernas.

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s