La Hispanidad frente a la Leyenda Negra. Por Carmen Álvarez

“Oyendo hablar a un hombre, fácil es
saber dónde vio la luz del sol
Si alaba Inglaterra, será inglés
Si reniega de Prusia, es un francés
y si habla mal de España … español”

Esta estrofa de Joaquín Bartrina la escuché desde pequeña a mi padre que la repetía con mucha pena. Precisamente mi padre, que me enseñó a amar a España siendo como es él, un hombre conocedor de nuestra historia. Siempre me he preguntado cómo un país que descubrió un continente, que creó un imperio por más de medio mundo en el que durante mucho tiempo nunca se puso el sol, que extendió su idioma de forma que hoy lo hablan cientos de millones de personas, tiene tan mal concepto de su patria, tanto, que nos lleva a despreciar nuestra historia y nuestra bandera. Y es que los españoles hemos sido los primeros en creer y asumir las tesis de los enemigos de España.

Precisamente sobre este asunto que tanto me dio que pensar encontré el libro de Iván Vélez: “Sobre la Leyenda Negra”, que me ha hecho entender el porqué de esta losa que pesa sobre nosotros, cuyo origen se encuentra en Italia aunque la propagación consciente y sistemática como arma propagandística, corrió a cargo del mundo anglosajón, para quien España era el enemigo a batir. No en vano ha sido el mayor Imperio en muchos siglos de historia.

Así lo señala Pedro Insua en el prólogo del libro: “De este modo aparece esta caricatura de España como una configuración, que es el contenido fundamental de la Leyenda Negra, que nada tiene que ver con su Historia, con la verdad histórica de España, sino más bien con una ficción que, enseguida, sirve de arma ideológica, bien dentro de España, alimentando aquellas facciones sediciosas que buscan la desafección hacia España, bien fuera de ellas, en favor de las naciones rivales. Una caricatura, en todo caso, que sólo se revela como tal cuando lo podemos contrastar con el original”.

Este contraste de la caricatura con el original es lo que Vélez hace en su libro de manera pormenorizada y perfectamente documentada, haciendo de este ensayo y según sus propias palabras, un libro de libros, pues nos abre la puerta a seguir investigando nuestra historia y desvelando todo lo que, conscientemente, ha quedado oculto o tergiversado a lo largo de siglos.

Hoy, Día de la Hispanidad, se hace imprescindible diferenciar tal y como expresa el autor,  entre Imperio generador y depredador -distinción propia del Materialismo Filosófico- para decir claramente que el Imperio español fue un Imperio civilizador, generador de nuevas sociedades políticas, en contra de lo que hicieron ingleses y holandeses, ejemplo de Imperios depredadores que se establecían en las costas con el objeto casi exclusivo de establecer factorías para comerciar con materias primas y material humano.

Por el contrario, el Imperio español penetra en el continente estableciendo ciudades, llevando el derecho, la lengua, la religión y constituyendo los virreinatos como sociedades políticas.

Muchos son los ignorantes y maliciosos que en su hispanofobia, Colaus, Carmenas y demás ralea,  hoy hablan de genocidio, cosa absolutamente incierta. Basta con mirar el Norte de América para buscar nativos y no encontrarlos y pasar medio minuto en el zócalo de la ciudad de Méjico o cualquier país hispanoamericano para constatar que no hubo tal exterminio.

Son estos españoles hispanófobos, asumidores y propagadores de la Leyenda negra, los que debieran leer este libro y en él se encontrarían auténticas sorpresas. Como la de la Condesa de Pardo Bazán hablando de Fray Bartolomé de Las Casas -héroe de tantos antiespañoles- en el año 1900, en la Ilustración Artística:

“Hace tiempo que los bien informados se ríen de nuestra  leyenda negra. El Padre Las Casas, si viese a los hambrientos de la India y a los infelices sioux, tendría que llorar para toda la vida. Cabritillos de leche fueron nuestros conquistadores al lado de Lord Clive”.

Si en 1900 Doña Emilia daba por superada, en el ámbito académico, la leyenda negra, ahora hemos vuelto a callar, a no defender nuestra verdadera historia, cosa de la que se han aprovechado los separatismos que han contribuido definitivamente al autodesprecio español. De ahí la importancia de este libro, Sobre la Leyenda Negra, que desentraña las mentiras una por una con datos, documentos y argumentos. No sólo en lo que se refiere al descubrimiento de América, sino también a la Inquisición española y a otros episodios de nuestra historia tergiversados en multitud de libros publicados en Europa que han propagado la leyenda negrolegendaria, recibiendo cumplida respuesta por autores españoles.

Pero a pesar del esfuerzo de muchos por contrarrestar estos ataques, lo normal ha sido más bien el silencio, cosa que ya denunció Cadalso, a finales del siglo XVIII, en su Defensa de la nación española:

“… veo muchos españoles callar y, así, autorizar la calumnia con un tácito asentimiento. Dicen algunos que no se puede responder a esta sátira, ni otras semejantes, porque nuestra religión y nuestro gobierno nos impiden que produzcamos al público muchas razones que se podrían dar a luz en otros países donde reinase mayor libertad en estos dos ramos,  y creciendo este error, callan y sufren la continua nota, dando motivo a su extensión por toda Europa nuestro vergonzoso silencio”. (pág. 168)

Si antes callamos porque nuestro gobierno o la religión impedían hablar, ahora es la dictadura de la políticamente correcto la que impone un silencio absurdo e innecesario, incluso infantil.

SOBRE LA LEYENDA NEGRA

Iván Vélez
Edi­cio­nes Encuen­tro. Madrid, 2014
327 pági­nas.
Prólogo de Pedro Insua Rodríguez

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s