No a la impunidad. Por Antonio Jaumandreu @Ajaumandreu

“No a la impunidad. Empecemos a recordarlo antes de que sea tarde y los enjuagues entre partidos lo sepulten todo bajo toneladas de “diálogo”.”

El referéndum del uno de octubre va a ser un fiasco. Eso lo sabemos todos. Nosotros y ellos. Todo quedará en la cara que ponga Puigdemont al final de la jornada: más triunfalismo y más victimismo, a partes iguales. Pero no se podrá votar en toda Cataluña, no hay las mínimas garantías democráticas (la propia Generalidad se ha ocupado de triturarlas descartando una participación mínima, desnivelando descaradamente la balanza de la propaganda, etc.), a quince días vista no se sabe dónde estarán los colegios electorales, los ciudadanos no han recibido las citaciones para formar las mesas… No, no habrá un referéndum digno de tal nombre; tan solo una performance de desobediencia y frustración. Aun así, eso no será, parafraseando a Churchill, “el final, ni siquiera el principio del fin, pero quizá sea el final del principio”.

Luego habrá que hacer política, sí. Pero también habrá que actuar, y mucho, contra los autores de este inmenso desaguisado cuyas consecuencias últimas, igual que las de un ciclón tropical o un tsunami, tardarán tiempo en poderse evaluar con precisión.

Por eso pienso que los ciudadanos deberíamos propiciar desde ahora un proceso de exigencia de responsabilidades, de toda índole. Conocemos a nuestra clase política. Ellos son lo primero, siempre y en toda ocasión. El chalaneo y el intercambio de cromos y favores es su tradicional especialidad. En cuanto los separatistas sediciosos vean el abismo del fracaso abrirse a sus pies, empezará la desesperada carrera por, y perdónenme la expresión, salvar el culo. Negociemos, ni vencedores ni vencidos, hay que escuchar a Cataluña, nos podéis necesitar en el Congreso para aprobar presupuestos o formar mayorías, ya saben, lo de siempre, más de lo mismo.

Personalmente, y aunque sé que eso no vale para nada, me niego rotundamente a que esto acabe así y los culpables, en primera línea o en una acomodada segunda fila, salgan impunes del más grave desafío a la democracia española desde el 23 de febrero de 1981. Han malversado dinero de los ciudadanos en cantidades astronómicas, han quebrado la convivencia, han fracturado la sociedad catalana para lustros, comprado voluntades y medios, han desobedecido sentencias, desacatado leyes, desestabilizado nuestra imagen internacional y por tanto nuestras perspectivas de solvencia, han descuidado durante años el ejercicio de las competencias que les corresponden, han robado mediante comisiones de proveedores, han triturado la credibilidad democrática de las instituciones catalanas, han pisoteado los derechos de la oposición, amenazado a personas y entidades, han ocultado información, han planificado y desarrollado una auténtica sedición desde el poder y aprovechándose de él, han excluido de la vida pública a la mitad de los catalanes, han injuriado a nuestras autoridades, del Rey abajo, y a nuestros símbolos, han denigrado la imagen de España en el exterior a través de sus delegaciones… Puedo seguir, pero básicamente serían variaciones sobre un mismo tema.

Todo eso no puede quedar diluido en un proceso más o menos tormentoso de diálogo. Hay unos autores, perfectamente identificados, de todo este descomunal y peligrosísimo estropicio. No podemos permitir que queden impunes: por una cuestión de justicia, pero también porque ello sería la garantía de que el maldito proceso tomase de nuevo vida en breve. Es precisa una auténtica causa general (sí, soy consciente de las connotaciones que este término tiene) que reconstruya la verdadera magnitud, política, social y económica del proceso de sedición desde el momento histórico que se determine. Está todo documentado, afortunadamente: solo es cuestión de recoger y organizar las piezas.
Legislación, discursos, programas, artículos, hechos… Todo está en las hemerotecas y es cuestión de sistematizarlo. Tarea ingente, sin duda, que seguramente podría encomendarse a una organización constituida al efecto con los medios suficientes. Hay que desmontar definitivamente el edificio de la mentira y del victimismo y ponerles en evidencia. Que luego sigan existiendo unos cientos de miles que no quieran rendirse a la evidencia es algo con lo que tendremos que convivir. Y por supuesto, si de esa “causa general” se deriva la existencia de ilícitos penales, que se trasladen a la fiscalía.

No a la impunidad. Empecemos a recordarlo antes de que sea tarde y los enjuagues entre partidos lo sepulten todo bajo toneladas de “diálogo”. ¿Diálogo en política? Siempre. Pero primero restablecimiento del estado de derecho, del imperio de la ley y de la democracia en Cataluña. Y que los culpables paguen y se sepa la verdad de este movimiento “que surgió desde el pueblo”. Es tan sencillo como seguir la pista del dinero, de las inmensas sumas pagadas en subvenciones y ayudas y propaganda a entidades y medios afines. Una enorme telaraña de proveedores y facturas que han regado durante décadas el discurso separatista.
Hay mucho trabajo por hacer. ¿Quién se anima?

Autor: carmenalvarezvela

Abrí este blog para hablar de España y conforme ha pasado el tiempo, algunos amigos mucho más cualificados que yo colaboran para expresar nuestra común preocupación por los males que nos aquejan como nación. Otros participan escribiendo sobre música, cine, literatura, historia ... Debería cambiar el nombre del blog, "No me resigno", como mínimo por "No nos resignamos", ya veremos. Mi amigo Emmanuel M. Alcocer me dijo una vez que el peor error es el error de perderlo todo por no haber hecho nada. Pues ahí estamos, intentando hacer algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s